Adiós a la Ni Fú-Ni Fá de Enrique González

JA ASAMBLEA NIFU-NIFA 9-09-15 (71).JPGLa sociedad Ni Fú-Ni Fá estrenará presidente el viernes próximo, responsabilidad que recaerá en Carlos Fumero, el único que ha presentado su candidatura. Tomará el testigo a Celestino Cortés, “Tino”, quien sustituyó hace cuatro años a Eliseo Carrillo. Tino era un incondicional de Enrique González, que llegó a la presidencia de la Fufa dos años después de morir Enrique González y con el aval de su antecesor, Eliseo Carrillo, con quien fue directivo.
Ahora, con Fumero, la Fufa comenzará un ciclo que poco tendrá que ver con la murga madre de Canarias. Curiosamente, el virtual presidente fue designado socio propietario –uno de los 53 ilustres que tiene la sociedad– en septiembre de 2014 por el propio Tino. Dicha condición lo habilita para votar y optar a presidente, nada que ver con la solera de sus antecesores, cuya antigüedad se cuenta por décadas, frente a los 15 años de Fumero, en dos etapas.
El virtual presidente fue en la candidatura con Sergio Hernández de León, hace cuatro años, en las anteriores elecciones, que ganó Tino, aupado por su antecesor.
En el último mes han sido varios los contactos a tres bandas para intentar una directiva de consenso que ponga a salvo el espíritu de la Ni Fú-NiFá, de lo que es sinónimo Ulises Noda y Eliseo Carrillo. El principal inconveniente, la negativa de este tándem a volver. Por el camino se barajó una fórmula intermedia para un acercamiento entre Tino Cortés y el propio Fumero. Pero fracasó. El equipo de Fumero se vio ganador y no quiso pactar con un amortizado Tino, al que le han pasado factura su gestión, el pulso de la cantina y el papel de José Antonio González “El Flaco”, apuesta del equipo de Tino. Su secretario, Juan Cabrera, “Joni”, que fichó al “Flaco” en septiembre de 2012 y luego se “divorció” de él, estudió presentarse, pero desistió y hasta dejará la murga. A Fumero, que ayer rehusó hablar con EL DÍA hasta que sea presidente y regrese a la Isla de un viaje, le queda ordenar una sociedad que se debate entre “el Flaco” de los 60 o “el Flaco” del siglo XXI, quien la ha hecho a su mano.

La sociedad Ni Fú-Ni Fá estrenará presidente el viernes próximo, responsabilidad que recaerá en Carlos Fumero, el único que ha presentado su candidatura. Tomará el testigo a Celestino Cortés, “Tino”, quien sustituyó hace cuatro años a Eliseo Carrillo. Tino era un incondicional de Enrique González, que llegó a la presidencia de la Fufa dos años después de morir Enrique González y con el aval de su antecesor, Eliseo Carrillo, con quien fue directivo.
Ahora, con Fumero, la Fufa comenzará un ciclo que poco tendrá que ver con la murga madre de Canarias. Curiosamente, el virtual presidente fue designado socio propietario –uno de los 53 ilustres que tiene la sociedad– en septiembre de 2014 por el propio Tino.Dicha condición lo habilita para votar y optar a presidente, nada que ver con la solera de sus antecesores, cuya antigüedad se cuenta por décadas, frente a los 15 años de Fumero, en dos etapas.
El virtual presidente fue en la candidatura con Sergio Hernández de León, hace cuatro años, en las anteriores elecciones, que ganó Tino, aupado por su antecesor.
En el último mes han sido varios los contactos a tres bandas para intentar una directiva de consenso que ponga a salvo el espíritu de la Ni Fú-NiFá, de lo que es sinónimo Ulises Noda y Eliseo Carrillo. El principal inconveniente, la negativa de este tándem a volver. Por el camino se barajó una fórmula intermedia para un acercamiento entre Tino Cortés y el propio Fumero. Pero fracasó. El equipo de Fumero se vio ganador y no quiso pactar con un amortizado Tino,al que le han pasado factura su gestión, el pulso de la cantina y el papel de José Antonio González “El Flaco”, apuesta del equipo de Tino. Su secretario, JuanCabrera, “Joni”, que fichó al “Flaco” en septiembre de 2012 y luego se “divorció” de él, estudió presentarse, pero desistió y hasta dejará la murga. A Fumero, que ayer rehusó hablar con EL DÍA hasta que sea presidente y regrese a la Isla de un viaje, le queda ordenar una sociedad que se debate entre “el Flaco” de los 60 o “el Flaco” del siglo XXI, quien la ha hecho a su mano.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.