“Al menos tres murgas del Norte pueden estar en la final de Santa Cruz”

«Solo nos parecemos con Bambones en el montaje musical, pero son estilos distintos”

«El enorme escalón que existía entre Santa Cruz y el Norte ya no es insalvable”

En el casi centenar de componentes de la murga Trapaseros, la formación crítica de Los Realejos más laureada en los certámenes del Norte de Tenerife descubre a Rasgüel Chávez Hernández (28 de agosto de 1982), que se incorporó a la formación que lidera Domi González en septiembre de 2003. De él depende parte del montaje musical, que apoya cuando se ausenta el bambón Julio Alexis Fernández Calzadilla. De su mano, y sobre todo de su materia gris, nacen algunas de las genialidades del repertorio que, como el año pasado, por ejemplo, elevaron a Trapaseros no solo a ser los primeros del Norte, casi un clásico ya, y al segundo premio de Interpretación en Santa Cruz, algo inaudito en la historia de una murga llegada desde la comarca norte.
Rasgüel considera que en los Trapaseros que él conoció hay un antes y un después con la incorporación de Julio Alexis, en 2007, cuano se cuidaron mucho más las letras, las parodias… y se decantaron por canciones espectáculo.
Rasgüel, antes de murguero, tuvo formación musical: siete en el conservatorio de La Orotava, donde se formó en violín y solfeo; otros dos de guitarra clásica y dos aprendiendo de Benito Cabrera, y, para completar, magisterio musical. Pero es un hombre de vuelos altos… y se hizo con la licencia de piloto comercial.
Este año, el certamen de murgas del Norte registra la baja del eterno rival de Trapaseros, Tiralenguas, que se ha tomado un año sabático. Rasgüel es categórico: “La ausencia de Tiralenguas nos afecta a todos, a nosotros los primeros, pues era una competencia directa”.
Para este letrista de Trapaseros, el certamen de murgas del Norte, que es un “filtro para participar en el concurso de Santa Cruz”, debe de evolucionar. “Todas las murgas deberían preparar cuatro canciones”. “Es un salto de calidad necesario, máxime cuando se ha demostrado que el enorme escalón que antes existía entre las murgas de Santa Cruz y las del Norte ya no es insalvable”.
Rasgüel admite que Trapaseros ensaya para salir al Carnaval sea donde sea, para participar al concurso y para subir tanto al de Santa Cruz como en el Norte. “Hay que ser realista: el concurso del Norte es un filtro para llegar a Santa Cruz”.
Para el codirector musical de Trapaseros, al menos hasta tres murgas tienen nivel para participar en la final de murgas de Santa Cruz, y apuesta por cambiar el formato de concurso en la capital tinerfeña. En su fórmula, plantea que el concurso chicharrero se abra a todo el que quiera participar: tanto las  de Santa Cruz como las del Norte, y hasta dejaría la puerta abierta a Las Palmas. “Subir a cantar en Santa Cruz es un gran aliciente para cualquier murguero. Sería partidario de hacer como en Cádiz: ampliar el proceso de selección y que lleguen a la final las mejores, con independencia de su procedencia”.
El letrista de Trapaseros entra a saco también sobre la eterna comparación que se hace de ellos con Bambones: “La única similitud entre ambas murgas es el montaje musical, pero son estilos distintos; Bambones explota más la letra; Trapaseros el espectáculo, con movimientos que ellos no se atreven”. “La murga no solo entra por el oído; también por los ojos”.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.