Arremangados por el Carnaval

En 2019 se estrena la primera murga de nueva creación en los últimos cinco años. Al frente, Marquito, exdirector de Triqui. Es de Santa Cruz, pero ensaya en un local propio en Candelaria.

Al término del Carnaval 2018, Agustín Expósito, más conocido como “Papuchi”, decidió fundar una murga. Hace seis años, animado por su hijo, Ángel David, que ya militaba en Triquis, donde recaló tras su paso por Zeta-Zetas y Chinchosos hasta llegar a la “tribu del Carnaval”, decidió dejar atrás los cuatro años que estuvo en Sangarriangas, de Candelaria, y salir en Triqui. Su ilusión siempre fue sacar su propia murga. Infatigable en la búsqueda de recursos para hacer realidad su objetivo, encontró en Marquito, quien fuera director de Triqui-Traques, a uno de sus principales incondicionales para echar a la “mar de la crítica y el pasacalle” a los Arremangados.

“Somos de Santa Cruz pero, ante la imposibilidad de tener un local allí, estamos ensayando en un salón privado de Candelaria”, explica “Pachuchi”. Otra de las piezas fundamentales del proyecto es Grego, que ocupa la secretaría y la tesorería y que también se curtió en las filas de Triqui-Traques.

Los Arremangados ya ha celebrado los ensayos suficientes para tener montados su pasacalle y despedida, y mantendrán un contacto semanal en el mes de agosto hasta entregarse cuatro días a la semana desde septiembre a preparar su repertorio.

Cuando se le pregunta por cuál será el estilo de la murga -crítica o humor-, “Papuchi” lo tiene claro: “Estilo Marquito, quien lo conoce lo sabe”. O sea, una apuesta más por el espectáculo y el humor tocando la fibra. En su estreno, Arremangados será el resultado de las letras y el montaje musical del propio director, y vestirán una fantasía creada por Maday y con retoques de los componentes.

“Papuchi” está pletórico por la acogida que ha encontrado entre cuantos ha invitado a sumarse al proyecto. “Somos 58 y no descarto llegar a los setenta”, se aventura. “Están Velázquez, Iván, el propio Ángel David, Paco, Gregorio, Jorge… de Triqui, más Maxi, que hacía las trompetas en Mamelucos y está ahora con nosotros; o Iván “El Boli”, y Carlitos, en la batería; Bartuel, en las congas, o Dani, de Triqui, en el timbal”. Recuerda que en Candelaria siempre ha habido inquietud por las murgas: desde la infantil Metropolinos, a las adultas Apalancados, Sangarriangas o Troyanos, que de una forma u otra estuvieron vinculadas a la Villa. “Queremos hacerlo bien e ir a reventar. Primero un papel discreto y, si se puede, pasar a la final. Nos hemos inscrito a un concurso y no vamos a descartar nada”, añade.

En paralelo prepara las presentaciones (Raviscuditos, Bohemios y Tropicana) y un hermanamiento con Tramposas, de Las Palmas. El 17 de noviembre celebrarán una cena benéfica, con las actuaciones de Raviscuditos y Diablos Locos. No será su presentación oficial, pero sí su puesta de largo, paso previo a “arremangarse” y echar las redes en Santa Cruz.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.