Bautizo de mar para Silvio Baussou en el Carnaval

El joven diseñador de Candelaria irrumpe en la gala de la reina de Santa Cruz,
con el aval de la primera dama cosechada en la Villa Mariana en febrero pasado.

Aspira a tener su tienda, en la que se venda la ropa que él diseñe

El Carnaval de las Profundidades Marinas, motivo de la próxima edición de la Fiesta de Interés Turístico Internacional de Santa Cruz de Tenerife, supondrá el “bautizo de mar” del diseñador Silvio Baussou, uno de los máximos exponentes de la cuarta generación de creadores, preocupados por la búsqueda de nuevos materiales y concienciados por el respeto al medio ambiente y a los animales. De ahí, una de las premisas que se traza en sus fantasías, evitar el uso de plumas. En realidad, una vieja aspiración de los diseñadores de siempre que, de una u otra oportunidad, han intentado coquetear en algún momento de su carrera. Pero el propio Silvio sentencia: “Nunca ha habido una reina de Carnaval que no lleve ninguna pluma”.

Nacido en Candelaria en 1990, cuando habla del Carnaval se le “ilumina la cara”, con una sonrisa que contagia. Sobrino de carnavaleros de calle, que se hacían el disfraz para salir a disfrutar, Silvio recuerda que él, cuando le preguntaban qué quería ser de mayor, siempre respondía lo mismo: “No quiero; voy a ser diseñador”. Y así poco a poco ha ido construyendo un sueño que comenzó plasmando sobre un papel diseños de reinas sin sentido.
Con solo trece años presentó su primer traje de reina infantil; fantasía que lució Tairi Morales, la hija de la señora que le confeccionaba. La elección de la soberana de la cantera que se celebraba en Candelaria fue su escuela, porque ahí fue donde se “fogueó” presentando trajes desde 2003 hasta 2007, que vistieron, junto a Tairi, Natacha, Valeria, Evelyn… e incluso hasta hizo doblete al presentar dos fantasías, con Iballa y María. Si bien la pasarela de las galas infantiles de Candelaria le permitió hacer realidad su sueño, desde los 13 años, su particular “universidad” del diseño del Carnaval han sido los vídeos de las elecciones de reinas de Santa Cruz. Primero con vídeos, dándole para delante y hacia atrás, para ver y estudiar cada detalle de los trajes. “Todos los trajes tienen el estilo de su creador, de todos aprendes”, sentencia. Hasta que tuvo la oportunidad de dar el salto, también en su Villa Mariana natal, a la gala adulta.
Componente durante cinco años de la comparsa infantil Tropicana y dos de la Tropicana adulta, Silvio también tiene palabras de recuerdo para Ana Montesdeoca, quien contribuyera a hacer grandes las galas del Carnaval y las fiestas de Santa Ana de Candelaria.
Precisa este diseñador “hijo del pueblo de Candelaria” que las galas se dejaron de celebrar en la Villa hasta que se recuperaron, pero solo se invitaba a diseñadores de prestigio, algo que a Silvio se le hacía grande, admite. En 2017 volvió a pelear, uno de los verbos que más ha conjugado en su vida, y el director de la gala de Candelaria Jonathan Barroso le dio la oportunidad de que pudieran presentar los diseñadores que quisieran. Ahí estuvo Silvio Baussou, que no perdió la oportunidad, con Kiara Portugués, con la que logró el título de cuarta dama; aunque precisa que todas las participantes lograron algún reconocimiento.

En 2018, el diseñador acarició el cetro de la reina, al cosechar con su candidata Kristel Expósito Rodríguez, técnico superior en Educación Infantil y Graduada en Magisterio Infantil. Nacida en 1992, en la actualidad trabaja en El Corte Inglés y también es bailarina profesional. Con Silvio, han triunfado en el Carnaval de Candelaria, en 2018, con el título de primera dama y han cumplido el sueño de su infancia: cuando él decía que de mayor sería diseñador y ella sería su reina. Pero para él, aunque ella no tenga una gran estatura, tiene las características necesarias para ser reina: actitud, una bonita sonrisa y transmitir felicidad al público. “Es como si fuera mi hermana”, sentencia.
Silvio se trazó el reto de dar el salto a Santa Cruz cuando ganara en su Candelaria, algo que, al menos moralmente, ya ha conseguido.

 


Si tuviera que elegir una gala de Santa Cruz, Silvio se quedaría con la escenografía del castillo medieval que diseñó y construyó Justo Gutiérrez en el recinto ferial en 1998, y como diseñador, su favorito, Leo Martínez, porque “hace barahúnda con sentido, en la que no se ve ni un hierro”. También elogia el diseño de Vicente Vargas “A los pies del Yapur”, con el que Laura Pérez Castro fue proclamada reina del Carnaval en 1999, o la fantasía “Láquesis”, de Santi Castro, que lució Natalia Díaz Mesa, el célebre traje de dos caras que, cuando la joven se daba la vuelta, se veía un enorme pavo real.
La conversación con Silvio Baussou denota cultura de diseños de reinas de Carnaval. Se apresura a valorar a Daniel Pages, “un modelo a seguir”.
Se muestra agradecido con la confianza y la alternativa que le dieron los hermanos Octavio, Sergio y Daniel Hernández, cuando lo llevaron a su taller y le enseñaron los primeros pasos, como pegar lentejuelas en las puntas de las plumas; también ha colaborado en el equipo de otro grande, Eduardo Martín, hace dos años.
Silvio se ha curtido siendo niño con el patrocinio familiar de 200 o 300 euros y la ayuda de su tío Mingo, que le ha soldado las estructuras. En los dos últimos años, con el apoyo que ha encontrado en el Ayuntamiento de Candelaria, consiguió patrocinador para presentar sus dos candidatas adultas.

De cara al Carnaval 2019, gala que se celebrará el miércoles 27 de febrero en el recinto ferial, el diseñador de Candelaria trabaja desde hace ya una semana en la fantasía, que se ajustará a los topes de 4,5 metros de ancho por 5 metros de alto y 6 de fondo, con un equipo base de cinco personas y el lujo, señala, de contar para la estructura con el soldador de los grandes diseñadores, afirmación que hace mirando a Eduardo Martín, Santi Castro, Sedomir Rodríguez de la Sierra, Juan Sousa, Ángel González Ramos…
Con el traje con el que se estrena en la gala adulta en Santa Cruz –ya presentó dos fantasías infantiles años atrás–, Silvio Baussou pretende que todo salga bien, en primer lugar; quedar lo más alto que pueda entre los 19 trajes participantes y, en particular, “que todos los que han confiado en mí se sientan orgullosos de mi equipo y de mí”. Ese es el reto para el Carnaval 2019; para su vida: “ser diseñador de éxito”, que tenga su propia tienda, donde se venda ropa que lleve la etiqueta con su nombre.

Silvio Baussou contará con el respaldo de Tenerife100Cultures, marca personal de Darío López, guía habilitado por el Gobierno canario y secretario de la Asociación de Guías de Turismo. Tenerife100Cultures organiza experiencias que tienen que ver con la cultura de Tenerife y también da a conocer las maravillas del cielo gracias a su certificación Starlight.

 

Otra pieza fundamental en el patrocinio de Silvio es la Casa del Plátano, que se encuentra en la antigua Hacienda de la Magdalena, en Icod de los Vinos, que cuenta con una pequeña platanera que complementa la información que se proporciona en el museo, así como maquinaria de la época.
Ahora, solo queda que Silvio Baussou dé rienda suelta a su arte. Dará que hablar.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.