«Un chicharro arlequinado», cartel del Carnaval 2016

CARTEL CARNAVAL 20X30 PRENSA

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife ya conoce el cartel para la próxima edición. Obra del diseñador de las murgas Mamelucos y Mamelones, Javier Torres Franquis, este profesor de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna ha devuelto la identidad de la fiesta de la máscara al reclamo. Después del «mapa del tiempo» de Alejandro Tosco, de 2015, el también nieto del célebre director de la rondalla Unión Artística El Cabo buscó un personaje que identificara a todos los amantes de la fiesta.

Si hubiera puesto un payaso, lo hubieran identificado con las murgas para las que tanto ha colaborado; igual hubiera ocurrido con unos volantes de comparsera, o un laúd de rondalla. ¿Un elemento central que identifique a todos los amantes del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife? Y por mantener el lema de los años 80: Un chicharro, un, dos, tres… responda otra vez.

Para Torres Franquis el chicharro es el personaje emblemático de la ciudad del que se deriva la denominación de su gente: los chicharreros. En una decidida apuesta por huir de una obra de connotaciones sexistas, el autor del cartel del Carnaval buscó también un disfraz que aglutinara a todos pero que no fuera una referencia explícita a una modalidad concreta. «El arlequín ha sido utilizado por rondallas, murgas, comparsas, agrupaciones musicales y coreográficas, y por cuantos ciudadanos, sin militar en un grupo en particular, se han entregado a los brazos de don Carnal».

«El arlequín es un personaje de proyección internacional que se reconoce y vincula con el Carnaval en prácticamente toda Europa», explica este experto del diseño corporativo. Ver el cartel abre la posibilidad a institucionalizar y convertir en marca del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife «El Chicharro arlequinado». «Una mascota disfrazada» que bien podría representar la fiesta en el exterior, con todas las posibilidades comerciales que permiten.

Muy satisfecho del resultado de su trabajo, Javier Torres explica que el cartel del Carnaval 2016 proyecta una imagen positiva, colorista, vital, divertida, desenfadada… En su opinión, representa valores y cualidades propias del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife y de su gente.

Javier Torres explica que la idea del cartel del Carnaval surgió una noche de madrugada. Había salido de una entrevista en televisión y estuvo hablando con su amigo Manolo Peña, infatigable baluarte de Mamelucos y Mamelones. Javi se había acostado con la obsesión: un personaje representativo de la fiesta. El se acostó, pero su subconsciente siguió trabajando hasta que lo encontró y lo despertó a las dos de la mañana. En ese momento, cogió un lápiz y un papel y pintó este boceto.

BOCETO 2

Nació así el cartel del Carnaval 2016, sobre una idea a la que dio muchas vueltas.

BOCETO 1

Casi de forma instintiva distribuyó sobre el lienzo informático los elementos de la obra.

reticula cartel

Finalmente, usó su truco, dos semanas en barbecho, antes de retomar la obra y dar el remate final.

De forma exhaustiva, el cartel de Javier Torres cumple con el motivo de la próxima edición del Carnaval, los años 80, de forma implícita y detallista a los ojos del experto. De la mano del autor de la obra, se descubre la presencia de un personaje emblemático, como los de Juan Galarza, en las obras de los años 1980 y 1981; los confetis, sinónimo de gentío, que expresó Néstor Bruno en 1982. De Fernando Fernando, de 1983, el personaje disfrazado, con su antifaz; la composición diagonal de Cuizart, de 1984; la paleta de colores y los colores planos, de Manrique, en 1985; de Pedro González (1986), el antifaz y la tipografía clásica de Carnaval; de Doukupil, de 1987, el concepto del mar y la isla; el fondo azul, de Facundo Fierro, de 1988; o la tipografía de palo seco, de Javier Mariscal… Todo esos elementos, más el arte de Javier Torres Franquis, marcan la impronta para el Carnaval 2016 en forma de chicharro arlequinado.

Un cartel más representativo que polémico.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.