Casa del Carnaval, con alma de murguero

Luis Hormiga “Suspi”, carnavalero, murguero, lagunero y bambón –como lo definió el alcalde José Manuel Bermúdez–, tiene un sitio desde ayer en la Casa del Carnaval, donde da nombre a la sala de exposiciones itinerantes.

Es un tributo a “una buena persona”, al “alma de uno de tantos carnavaleros” que hacen grande la fiesta, recordó el regidor en un acto entrañable que comenzó con un conjunto de cámara de la Banda Sinfónica de Tenerife, al ritmo de “El fondo del mar”, en consonancia con el motivo de la próxima edición de la fiesta. Su murga, los Bambones, se hizo presente con su despedida, el tema preferido de “Suspi” después de que Bermúdez y el hijo del homenajeado descubrieran la placa que inmortaliza a un hombre bueno que amó el Carnaval y a su gente.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.