Comparsas cincuentonas

Las agrupaciones de cuerpo de baile y parranda celebran esta edición el 50 aniversario de su creación en el Carnaval, de la mano de Manolo Monzón, Esteban Reyes o Ignacio Vázquéz.

El Carnaval chicharrero que comienza el miércoles celebra las bodas de oro de sus comparsas, agrupaciones de cuerpo de baile y parranda que salieron a la calle en las quintas Fiestas de Invierno, en plena prohibición, de la mano de Manolo Monzón, que fundó Rumberos con otros amantes de la fiesta e importaron así el género estrella del Carnaval de Río de Janeiro.
Manolo Monzón, quien falleció el 17 de octubre de 2011, no ocultó su admiración por las comparsas de Río que conoció por televisión después de haber emigrado a Venezuela, en 1961. Ya de regreso a su tierra natal, cinco años después, se echó a la calle con unos cuarenta compañeros que trabajaban con él en la recoba de la capital tinerfeña. “Cada uno llevaba lo que podía; una ropa sencilla con volantes”. “Recuerdo ver a la gente cómo corría por las calles para vernos bailar porque impactó nuestro estilo; era algo que no se había visto”, recordó en una entrevista concedida meses antes de su fallecimiento.
Desde 1965 –año que SantaCruz celebró la primera gala de la reina adulta– hasta 1968, Rumberos era la única comparsa de Tenerife, pues fue en 1969 cuando nacieron Los Cariocas, de Vicente Cruz, y Sudamericanos, de Ignacio Vázquez. De aquella generación, Esteban Reyes, fundador y presidente de Brasileiros, es el único superviviente. “En estos 50 años han desaparecido doce grupos”, como Tamanacos, Yemayá, Corumbá, Bahía Habitiare, Río Gran del Sur, Brasilia Tropical, Tenerife Ritmo, Tropical Guaira o los Sambas, entre otros. Esteban recuerda el primer concurso que se celebró en la piscina municipal, organizado por la Peña Salamanca, de Paco Alpañez; cuando los premios se daban al final de la cabalgata, por el baile; o cuando Rumberos, Danzarines Canarios y los Samba abandonaron Santa Cruz para actuar contratados en Puerto de la Cruz; o anécdotas como los primeros pasos de Joroperos, precisamente en Puerto de la Cruz. “Antes cantábamos como grillos; hoy sonamos más o menos bien”, dice, mientras “amenaza” con continuar mientras tenga salud, una estela que siguen 10 comparsas.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.