Superproducción murguera Zeta-Zetas

El ingenio de Javi Lemus y Santi Martel se vio recompensado con el máximo galardón de Interpretación que ya logró en 2017. El segundo fue para Mamelucos, que se impuso en disfraz. Fue una final plana donde solo impactó Zeta-Zetas.

Interpretación
1.- Zeta-zetas
2.- Mamelucos
3.- Bambones
Ac. La Traviata

Presentación
1.- Mamelucos
2.- Diablos Locos
3.- Ni Muchas-Ni Pocas
Ac. Chinchosos

Zeta Zetas recupera el primer premio de Interpretación que cosechó ya en 2017, mientras que Mamelucos se hizo con un segundo. El tercer lugar y el accésit, para dos ausentes de la última edición que regresaron no solo a final sino también al pódium, Bambones y La Traviata.

En presentación, el primer y segundo premio coinciden con los de la última edición, Mamelucos y Diablos;los de la Casa del Miedo cambiaron a Lito Díaz y también ganan. Con los trónicos, es la consolidación de Moi Rodríguez.

En menciones no oficiales, el premio La Sonrisa de un Niño, de Triqui-Traquitos, recayó en Los Rebeldes; el Borja Reyes para Melka Barrera, y el galardón de nueva creación, que concede Radio Carnaval del Aula de Cultura, Murguero del Año, fue para José Moro, de Diablos.

El recinto ferial de la capital tinerfeña acogió anoche, desde las ocho y media, un final de murgas que se prolongó hasta pasadas las tres y media de la madrugada, cuando se hizo público el veredicto. En líneas maestras, las ocho finalistas apostaron por la crítica argumentada, tal vez más dura que en otras ediciones. Pero fue una final plana, en la que salvo  Zeta-Zetas, con el repertorio más sorprendente –su parodia de la murga de los políticos y el croma–,  el resto correcto. Pero no hubo un número tipo Sarymamels. Lo más llamativo Zeta-Zetas. Y no será porque no lo intentara el resto. Luego, Mamelucos, la otra candidata, apostó por crítica dura en su primer tema y un baile de carnaval que acabó mareando.

Otra de las murgas de la noche que afilaron su lápiz en esta edición, y no solo por regresar a la final, fueron Bambones. El primer tema jugaba en su contra por el síndrome del “espejito mágico”, tal vez el exceso de mirarse tanto en lo que les pasó el año pasado cuando quedaron apeados de la gran final. Por primera vez en su trayectoria. Pero fueron potentes en la crítica y verlos con albornoz ya puntuaba en humor. El segundo, de ruidos, comenzó bien pero acabó desplomándose; la idea de demostrar cómo una murga es capaz de demostrar que se puede “innovar” con los recursos de toda la vida era toda una lección.Pero al final… los ruidos los ahogó en argumentos que los apagó.

Burlonas defendió su identidad, con un tema argumentado sobre Carlos Alonso, y las animadoras de ludoteca, un guiño más comercial, pero con una crítica pegada a la realidad social, como a ellas les gusta, y con voces bonitas. Tenían magia para contrarrestar la densidad de los argumentos.

El sonido les jugó una mala pasada a Diablos, que encima eran los primeros en actuar. Además, justo en el momento de la presentación emotiva, dedicada a Bolidia Morales, esposa de Tom Carby y madre de Maxi Carvajal. Hasta en dos oportunidades falló. Diablos apostó por una crítica con un claro hilo conductor que se diluyó y una Escuela de baile que acabó por hipotecar el brillo a la murga.

Tiralenguas cerró la velada y demostró gran calidad en las voces y unas letras con las que pelearon por no desentonar en la final. Estuvieron a la altura.

También regresaba anoche La Traviata, después de dos años en la grada. Fueron correctos, pero sin despertar grandes entusiasmos. Al final, parece que apostaron todo al efecto de Marcelino. Su premio era el reencuentro con la final y hacer un papel digno.

Triquikonas tampoco arriesgó   como en otras oportunidades, cuando lo apostaba todo por el humor. En esta ocasión, el primer tema, de Airam Bazzochi, de crítica; más dura y más seria que en otras ediciones. Le pasa como a murgas con estilo propio que cuando se intentan desmarcar o no cumplen con las expectativas que despierta su trayectoria acaban por desconcertar. Luego, en la canción de la trabajadora echaron el resto, con ese humor visual, pero letras menos cuidadas que en otras oportunidades.

Ni Fú-Ni Fá y Caco Senante, a ritmo de ‘Mojo picón’

A las órdenes de Cándido Acuña, la FuFa abrió la final de murgas –fuera de concurso– con el reto de mantener el ambientazo que se respiraba desde temprano en el exterior del recinto ferial. Tras su tradicional presentación, apostaron por el tema de humor Donantes de humor, para fajarse ya en la crítica en Las cosas claras, a ritmo de pasodoble. Y antes de despedirse, cumplieron con su Cubanito, en el que incorporaron menciones en defensa del concurso de murgas infantiles o las camas de Las Teresitas. Y, de sorpresa, la Ni Fú-Ni Fá se despidió a ritmo de Mojo picón con el mismísimo Caco Senante. Hasta la murga madre se ha vuelto comercial.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.