Tiralenguas y Cascarrabias marcan el Norte a las murgas

Los de José Antonio Vera sorprendieron con una exquisita letra que fue la columna vertebral de su segundo tema; Cascarrabias volvieron a colocarse en lo más alto.

Cinco murgas protagonizaron ayer la primera fase de murgas adultas del certamen del norte, que comenzó con poco más de una hora de retraso. Entre las cinco que actuaron anoche y otras tantas que lo harán hoy se elegirá esta noche a las seis protagonistas de la final del sábado.

Cabe recordar que en 2016 las murgas finalistas fueron Irónicos (que no sale este año), Cascarrabias, Trapaseros, Risilocas, Tiralenguas, Trinkosos y Ni Pa Tanto.

Así transcurrió ayer la primera fase de murgas del Norte.

1.- Risilocas (Icod de los Vinos, 1997). En su 20 aniversario, dirigidas por Luisi Hernández, interpertaron ayer presentación unida a pasacalle y… antes del primer tema, ya se cambiaron de ropa para acometerlo. “La recepcionista” es una letra sobre el turismo que, por falta de vocalización, a veces también parece un batiburrillo. Por momentos, sonó bien. Denunciaron que hay que pagar 15 euros por la guagua para ir del norte al sur, hicieron referencia a recortes, educación y sanidad y lamentaron el botellón de los mismos turistas. Por ello, piden un turismo de calidad.

En “Running murguero”, en el que se refirieron a los licenciados en Carnaval, recordaron que no es murguero quien no sabe lo que pasó hace años, defendieron el uso de la trompeta y la vocalización y hablaron del auge de la puesta en escena. La teoría, perfecta. En la práctica, faltó encanto a la letra, no así a la interpretación, pues suenan muy bien.


2.- Los Virgueritos (La Orotava, 1975). Dirigidos por Juan Acosta, abrieron con una presentación que sonó bien, montaje de Lolo Tavío. Desde ahí, desgranaron dos temas, “Los mandamientos de Moisés” y “Los camioneros”.

En el primero reducen los mandamientos a cuatro para referirse a los políticos, cuando abordan el de robar; siguen con no matarás, por el estado de la sanidad; lo más divertido, el de los actos impuros, y recomiendan no hacer la señal de autostop en la habitación, y se despiden con santificarás las fiestas. Buena idea que quedó corta.

El segundo, “Camioneros”, una letra sin orden. Critican los contratos basura y luego tan pronto son camioneros como descargan un avión. Lo mejor, su despedida.


3.- Archicuerpos (Los Realejos, 1991). Nada más tomar el escenario sorprendieron por la calidad de su fantasía, creación de Damián Pérez que rinde homenaje a la murga. Su presentación, agradable al oído. Fueron originales, sobre todo en el enfoque del primer tema, dedicado a los periodistas. Comenzaron criticando la situación de la facultad, la carencia de medios y la dudosa calidad. Tras hacer algún inciso en lo poco que se cobra respecto a las horas que se dedican, rindieron homenaje a la entrega de los corresponsales de guerra. Aprovecharon que ayer fue día de la radio para sacar la cara por una profesión que ha superado la censura, cantaron. Los contracantos jugaron en su contra. Tras un buen primer tema, a “Los virus”, que tan pronto hablaba de los virus como enfermedad, con referencia a la sanidad, como a los informáticos. El hilo conductor los llevó a incrustar varias referencias. De más a menos.


4.- Cascarrabias (Puerto de la Cruz, 1984). Inyectaron adrenalina murguera y demostraron que hay calidad en el Norte. Dirigidos musicalmente por David “Papilla” (extraba, en Santa Cruz), y con otro exzetazeta al frente, Ardiel Herrera, regalaron magia en su presentación. En su primer tema, “Pon un pokemon en tu vida”, de Emilio Romero, extrapasero, fueron de cacería con originalidad, cambiando la escopeta por el móvil. Y cazaron pokemon, como a los políticos, con referencia al jubilado Isaac Valencia, a Manuel Domínguez o Lope Afonso, y también a los comunicadores Gonar y Artiles, así como críticas a Clavijo, al pedir mejores carreteras o lamentar la situación de los autónomos. Al final bajó en intensidad.

En su segundo, de desactivadores de explosivos, quisieron cortar cables, como los de la sanidad tercermundista o los del gobierno donde estuvo Soria, mejor momento, aunque más facilón, cuando no es fácil de cortar el cable blanquiazul (referencia al Tenerife), o el cable amarillo de chispazos. Se vienen arriba en los desahucios. Tocaron corazón y entraron por los ojos.


5.- Tiralenguas (Icod de los Vinos, 1991). Los de José Antonio Vera ejecutaron la mejor interpretación de la noche, con una presentación que denota que al frente se ha incorporado Xerach Casanova, de Mamelucos, como director musical. El primer tema, “El tiempo”, letra que a veces tiembla en el hilo conductor, porque va adelante y atrás, y habla de cómo pasa el tiempo y están los mismos políticos. Referencias forzadas a quienes buscan un trabajo, con especial énfasis en su crítica al que se pasa nueve años en lograr una licenciatura en la ULL.

Mucho mejor su segundo tema, “El vergante”, individuo que busca cosas para llegar a su casa y encuentra una tabla de madera, como las de San Andrés, para aprovechar y meter un rajazo al alcalde. Otra genialidad, cuando hallan una bolsa con entradas reservadas a los políticos y el tema crece cuando emiten un vídeo de la situación de horas antes, porque había menos entradas que público en la taquilla. Tiralenguas protagonizó una actuación mágica, aunque sus voces temblaron al final.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>