El Cabo arrasa en el concurso de rondallas

La formación lírica que dirige Israel Espino logra triplete de primeros en Interpretación, Presentación y Solistas, con Besay Pérez y también el segundo de esta categoría, con Javier Hernández. Además, se lleva el premio de Pulso y Púa por sus arreglos musicales.

 

Interpretación
1.- UA El Cabo
2.- Orfeón La Paz
3.- Rondalla Mamel’s
Ac. Masa Coral Tinerfeña

Presentación
1.- UA El Cabo
2.- Los Aceviños
3.- Troveros de Nivaria
Ac. Orfeón La Paz
Solistas
1.- Besay Pérez (UA El Cabo)
2.- Javier Hernández (El Cabo)
3.- Borja Molina (Orfeón)
Ac. Natividad Barroso (Orfeón)
Pulso y Púa
Unión Artística El Cabo

El Cabo suma su tercer primer premio de Interpretación consecutivo en una noche mágica: cosechan triplete de primeros en Interpretación, Presentación y Solistas, con Besay Pérez, suman el segundo en esta modalidad con Javier Hernández, y reciben el “certificado de calidad” para sus arreglos musicales. El premio a la mejor rondalla era cosa de dos, El Cabo o El Orfeón, que volvió, mientras que los solistas de la formación de Faustino Torres pusieron su nombre en el cartón cuando se bajaron de cantar.
El Auditorio de Tenerife registró dos tercios de entrada, menos público que en ediciones anteriores, para una cita en la que no había programa de mano y en la que destacó el regreso del poderío del Orfeón La Paz, que combinó coro, orquesta de pulso y púa sin un excesivo protagonismo de sus solistas, así como la mejoría de la Masa Coral Tinerfeña, con un potente plectro. La Unión Artística El Cabo presumió de solistas, con Besay Hernández y Javier Hernández, poniendo la agrupación a su servicio salvo el primero de los temas. El cambio de director de Mamel’s, con la incorporación de David Duque, no supuso una renuncia a su apuesta por su tradicional canto a Canarias, anoche de la mano Leyla Melo.
Cabe destacar que las rondallas cuentan desde este año con dos coros femeninos. Junto a Valkirias, se suman Troveros de Nivaria.

1.- Los Acevinos.- Bajo la dirección de Antonio Arcadio Acosta, fueron los responsables de abrir el certamen en el que participaron nueve rondallas. Para abrir boca, canción de Solveig. Suite número 2 de la ópera Peer Gyn, con la participación de la solista Patricia Muñoz, que despertó los primeros aplausos del público. Siguieron con un tema más popular, Uf dem anger, tercer movimiento de la cantata escénica Carmina Burana, para enlazar con su tema libre, La movida, un popurrí de música pop española de los años 80 que comenzó con el Bienvenidos de Miguel Ríos, para seguir a ritmo de Mecano y su Cruz de Navajas o Eloise, entre otros temas, con el apoyo visual de algunas parejas del coro que se acercaban al borde del escenario en busca de la magia con el público. Los Aceviños, tras una etapa de gran calidad con Rafael Flores Morocho, mejora cada edición.

2.- Troveros de Nivaria.- Cambio al frente de la formación. Mercedes Cabrera, que fuera la directora de Valkirias, marcó el compás de la rondalla de Dory Montesinos en sustitución de David Duque, este año en la agrupación lírica Mamel’s. Solo la fotografía de la rondalla llamó la atención, por la configuración de un coro femenino al completo, con la salvedad de su solista, Eduardo Hernández Roncero. Primer tema, Coro de beatas, en la que hasta echaron mano de un pañuelo para responder al responso que interpretó su solista. De ahí, a Solto Ai Foiti, de DonCarlo, con su solista Alia Rodríguez.
Tomó la palabra entonces la directora para explicar que las componentes llevaban un abanico rosa, en un guiño a la asociación Ámame y a cuantas mujeres luchan contra el cáncer. Tocó corazón y siguieron con su obra, Piropo madrileño, con un Eduardo Hernández que animó al auditorio con guiños cómicos en su puesta en escena.

3.- Masa Coral Tinerfeña.- Bajo la dirección de Javier Jonás Díaz consolidan y viven el esplendor de un trabajo de años. Su primer tema, el rescate de la zarzuela canaria La Sirena, con un pulso y púa que enamoró. Solo los primeros acordes recreaban secuencias de folclore canario y emocionaban al público, hasta el punto que la fuerza de la orquesta restó protagonismo al solista, Ángel Joaquín González. Siguieron con El Grumete, un equilibrio de la rondalla y la aportación de Josué González. La agrupación lírica en plenitud, en un equilibrio perfecto de cuerdas, voces y solista.
Concluyeron conEl anillo de hierro, que parecía elegida para demostrar la calidad del pulso y púa, por el peso que recayó a las cuerdas en la primera parte de la ejecución. Enorme el trabajo demostrado y la superación.

4.- Orfeón La Paz.- Después de dos años sin probar las mieles del éxito, máxime cuando engarzaron dieciséis primeros de Interpretación consecutivos, la rondalla de Juan RamónVinagre llegó y dio un manotazo. Su coro masculino se hizo notar, también en un equilibrio entre la orquesta y las voces junto a los solistas. De la misma forma que el fieltro quedó atrás, también han renovado un plantel, con dos voces que cautiva, Natividad Barroso y Borja Molina.
El primer tema, con fragmentos de La viuda alegre, donde Natividad Barroso se deleitó y entusiasmó con más técnica y una voz que parece acunar los oídos. De ahí, al segundo tema,Il Pirata, con Borja Molina, otra apuesta de la factoría de la calle Juande Vera que renueva las cuerdas, en un mano a mano con el plectro que tan bien domina Vinagre.
Y cerraron con Insalata italiana, la confirmación de que no veían de convidados de piedra al certamen de Santa Cruz y aprovecharon para recordar su apuesta: Natividad Barroso. Tres obras con la aportación de dos socialistas, en un claro equilibrio. Le pusieron caro el primero a El Cabo, si quería repetir la hazaña.

5.- Gran Tinerfe.- Con Sergio Rodríguez al frente, rindieron homenaje en su referencia a la joven solista Raque González, que falleció en agosto pasado a los 28 años y que incluso ganó un segundo premio en 2014. Ya en concurso, primero interpretaronun fragmento de Nabucco, para seguir con la habanera Monte Carmelo, con una intervención de la solista Gara Fierro. Su apuesta, el tema libre, el popurrí de boleros y habaneras que comenzó conReloj no marques las horas, para seguir con Sin ti no podré vivir o Amapola, con la proyección de la actuación de otro año que no ayudaba a concentrarse en el repertorio.

6.- Las Valkirias.- Estrenaron director, Antonio Hernández, que demostró total comunión con la rondalla innovadora. Su primer tema, La vie en Rosa, un paseo por París, con unas coquetas Valquirias que hasta se atrevieron a reivindicar sus coreografías, sin exceso y con mucho garbo, sobre las que puso su voz Elena González.
En su segundo, Don Pasquale, participó otra solista, Celia Martín. Antes de comenzar, desde el coro le piden al maestro permiso para ponerse los guantes y el coro entra en faena, y demuestra su entrega. Y coronan su repertorio con La leyenda del beso, con la voz de Vicky López, que enamora.

7.- Peña del Lunes 1965.- A las órdenes de Ernesto Romero, basaron su repertorio en el solista Luis G. Alonso, que cargó sobre sus espaldas la defensa de la interpretación de la rondalla en los tres temas. Arrancó con Coplas de rondas, para seguir con la “cara b” de Leyenda del beso, obra de la que Valkirias interpretó otro fragmento. Despuntó más el pulso y púa en esa segunda obra, si bien la voz del solista parecía estar al límite… pero sacó pecho y coronó el tema. De ahí, a la jota del Trust de los tenorios, que resolvió con más frescura, pero demostrando la responsabilidad que había asumido en el certamen.
8.- UA El Cabo.- Ganadores de 2017 y 2018, solo el Orfeón le había puesto caro el cartón. El maestro Israel Espino llegó cómodo y distendido al escenario. Contó 1, 2, 3… y comenzó a sonar el CD de la rondalla de la calle de La Noria a ritmo de I Puritani. Fue una actuación arrolladora, con la Unión Artística El Cabo en esplendor. Un manotazo en el concurso para luego “jugar al pie” de sus solistas. En la segunda obra, Recuerdos de un amor eterno o… pura esencia de El Cabo, con el populismo que le gusta regalar en sus temas. Y todo, con el sello del “niño prodigio del Carnaval”, Besay Pérez que dio color a Muñequita linda, Júrame y Dime que sí.
Alfombra roja, con el público enardecido, y llegó Javier Hernández, con su obra Guillermo Tell, una ejecución más técnica y menos popular y con un final en forma de “escala cromática” hasta el infinito y más allá. El más difícil todavía. Era cuestión de gustos, pero los triunfos estaban en la rondalla de FaustinoTorres. Si ganaban todo, como así ocurrió, le podían haber dado el de Ritmo yArmonía a su director, Israel Espino, un espectáculo con entusiasmo, gestualidad y su declaración de amor. Baile entre corcheas.

9.- La Rondalla Mamel’s.- Tomar el testigo a ElCabo es misión no imposible, pero sí difícil. Estrenaron director, David Duque, con el respaldo de Richar Casanova entre las cuerdas, y renovaron a sus solistas. Su primer tema, Adiós a la bohemia, fue una demostración del trabajo realizado con la rondalla, en ese equilibrio entre el coro y plectro, para seguir con Il trovatore, con la apuesta por la solista Elizabeth García. Cerraron con su esperado canto a Canarias, Paseo por Canarias, con la voz de Leyla Melo, en matrimonio con el pulso y púa, hasta el punto de entusiasmar cuando cantaban aquello de “Si la patria es…”, de Braulio. Un tema que merece volverlo a disfrutar, aunque sea en YouTube.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.