Daniel Pages, el rey del color

Nacido en 1981 en la localidad palmera de Los Llanos de Aridane, Daniel Pages forma parte de la historia las galas del Carnaval contemporáneo desde 2011, cuando presentó su primer traje; en aquella oportunidad una candidata infantil, para dar el salto a la elección adulta en 2012, cuando ganó su primera dama de honor precisamente en el espectáculo que anhelaba ver de pequeño, aunque sus padres, como terminaba tarde, lo mandaban a la cama.

En 1991 consiguió que le grabaran en vídeo la primera gala que pudo ver completa, en la que ganó Leo Martínez, con “Ritmo de la noche”. Tanto vio esa gala que todavía hoy sería capaz de recordar el orden en el que se sucedieron las diferentes aspirantes. Tal vez fue una profecía, pero Daniel Pages reconoce que Leo Martínez siempre ha sido su mayor referente, porque “siempre hace cosas que gustan y llegan a la gente. Trabaja bien el efecto y es limpio”.

A diferencia de la mayoría de creadores de esta modalidad, Daniel Pages es un profesional del Diseño Gráfico y la Publicidad que desembarcó en la elaboración de trajes de reinas. Había ganado un concurso de un cartel para una feria de artesanía y recibió un mensaje por Facebook de Efraín Medina, en la actualidad consejero de Cabildo de Tenerife, quien le dijo que después de haber visto su trabajo en las redes sociales tenía que presentar candidatas a reinas del Carnaval.

Un sueño hecho realidad. Aquel niño que jugaba con la granja y el barco pirata de Playmobil a hacer sus propias galas tuvo la oportunidad de subir a sus propias aspirantes al escenario, con la experiencia de aquellos trajes que elaboraba en papel dibujado y recortado para luego montar sobre estructuras con los clics metálicos que sujetan papeles.

Pages es reacio a definir su estilo; prefiere hablar por boca de lo que dicen de él: “La gente dice que combino bien los colores”. Solo hace una concesión: “Me gusta llenar el escenario”.

Admite que las galas de la reina viven una nueva primavera “por un cúmulo de factores” y reconoce que pertenece a una nueva generación -en su caso comenzó en 2012- que ha ido cogiendo experiencia, con el resto a todo el colectivo, advierte.

¿A qué diseñadores teme? Más que temer, prefiere decir “estar pendiente”. “Jorge González Santana viene de ganar dos años consecutivos; y volver a presentar después de ganar, impone. También hay dos diseñadores que vuelven, Juan Carlos Armas y Sedomir Rodríguez de la Sierra, que estarán en el punto de mira”. Y hace un añadido con Alexis Santana, también de la nueva hornada: “Me gusta porque va avanzando y evolucionando”.

Pages, que presenta una candidata adulta y otra infantil en Santa Cruz y se estrena en la gala de Las Palmas, “después de lograr reina y primera dama en 2016” logró su “sueño”, antes había cosechado el cetro de 2014. Celebra el sistema de puntuación que se estrena este año en la gala: la puntuación del jurado a la trasera valdrá el 30% de la nota final y el resto, el 70%, se dará con el desfile sobre el escenario”. Ni color, ni detalle ni entrevista en el salón. Mantiene un mutismo total.

“Una buena candidata te puede dar una reina”

Cuando se le plantea el viejo debate sobre qué es más imporante, si el traje de una reina o la candidata, Daniel Pages sentencia: “Una buena candidata te puede dar una reina”. Aunque es un defensor a ultranza del secreto del disfraz, se muestra partidario de cuantos ensayos sean necesarios para garantizar que el traje luego funcione sobre el escenario. “Las fantasías son enormes y en las naves donde trabajamos no las podemos montar y, a veces, solo pueden dar unos pasos las candidatas, pero nada más. Es necesario ensayar, y con todo. En una oportunidad no lo hice y me falló”.

Llegan los alumnos de Irlanda al taller

El equipo de Daniel Pages está formado por una quincena de personas –entre ellas algunas candidatas que han desfilado con fantasías del creador palmero–. Como ocurre desde 2013, el lunes se incorporan los alumnos de Irlanda que a través de un intercambio se suman a su equipo en esta fecha.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.