El entierro que resucita el viejo Carnaval

_MSM0421La capital tinerfeña revive cada miércoles de Ceniza el espíritu de la mascarita gracias al desfile que anuncia el fin de la fiesta, sazonado por la gracia de aquellos, disfrazados de aquellas, que regalan su simpatía.

Tanto han cambiado las cosas en la iglesia que ya ni el Entierro de la Sardina parte desde la calle Juan Pablo II, sino que ayer partió de Ramón y Cajal, para luego enfilar la chicharrera plaza militar y, desde ahí, a Weyler para bajar por la calle del Pilar, San José y “morir” en la Alameda, donde fue la quema.
El inicio de la sardina se hizo de rogar; como no puede ser de otra forma en un entierro, el más divertido y el nexo de unión del Carnaval actual con el de la mascarita tradicional. Un desfile sin orden y con el concierto de la banda de cornetas y tambores de La Candelaria, de Finca Pacho, donde ellos son ellas, y los otros, mascaritas.Tan pronto tocaban el “Mami qué será lo que quiere el negro”, como otras interpretaban el “Himno de la alegría”.
Junto a los personajes incondicionales del Entierro de la Sardina, los botones Manolo Peña yFermín Hernández, de Mamelucos, que con corona en mano abrían la comitiva. Es el único momento con orden. El arranque. Y, detrás, un divertido desorden, donde ellos, disfrazados de ellas, desfilan con su modelito de diseño para la Sardina. Y es que no por ser el último acto del Carnaval “reglamentario” es el menos importante para ellos, que van de ellas, entre plumas y abanicos.
En este cementerio, la difunta, la Sardina que acompaña la Cofradía delChicharro de la Ni Fú-Ni Fá, va detrás. Y en medio, el cortejo que regala ingenio y alimenta al público que se alonga a la acera en busca de un desmayo, ávido de recibir la broma.
El entierro comenzó diez minutos sobre las 21:00 horas, el momento previsto del inicio, y fue lento, hasta quemar la sardina después de la medianoche en la Alameda… y es que ya se sabe que todas las despedidas son tristes, máxime si se despide la fiesta del Carnaval, por mucho que el próximo fin de semana reste aún el Carnaval de Día.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.