Empacho de grupos, pero sin la magia del Carnaval

El incendio accidental del traje de una aspirante, que no pudo desfilar, marcó una gala deslavazada y poco espectacular, salvo la actuación de Bambones.

El triste incidente que impidió desfilar a María Saida Prieto, la séptima aspirante a Reina del Carnaval 2013 –su traje se incendió y seis personas, incluida ella misma, se vieron afectadas–, marcó una gala de elección deslavazada y con escasos momentos de espectacularidad. El lema de este año, Bollywood, apenas estuvo presente salvo en la confusa obertura. De resto, durante la velada se desarrolló una película, pero más bien de serie B.
Bambones rescató la gala, más allá del desafortunado incidente que dejó casi en anécdota la calidad de la elección de la reina. El festival, que no llegó al nivel de espectáculo, lo salvaron los de El Cardonal con su canción de los banqueros. Y es que el director, Juan Carlos Armas, “se embargó” con tanto Bollywood. La gala fue un pegote. Una sucesión de grupos de Carnaval sin alma de Carnaval. La magia la aportó precisamente Bambones, una, si no la única, que cantó en directo, en el empeño de Armas por el dichoso play-back.
Y gracias que el director se equivocó e hizo dos galas. La primera, la de la reina, que terminó con el tercer bloque de aspirantes. En ese momento hubiera tocado votación y a resolver para no empalagar. Pero Juan Carlos Armas se empeñó en meter más y más Carnaval, sin orden ni concierto. Y llegaron Bambones. Y llegó el Carnaval. Pero a la gala le faltó alma. Máxime si se veía la sucesión de grupos musicales, como Caña Dulce, con más letras en el nombre que componentes.
“El Carnaval llegó, las lágrimas se van, lo grita mi corazón y mis ojos se iluminan”. Así comenzó una gala que reunió a unas seis mil personas en el recinto ferial. De Sergio Tejera –que cantó en play-back, claro está–, Juan Carlos Armas pasó directamente y sin anestesia a los ritmos de Los Brincos, más para sacar a Son 21 que porque la canción fuera en consonancia con el motivo del Carnaval. Parecía una tuna… en medio de la calima y el humo que siempre ayudan a llenar vacíos o disimular errores.
Con Ely Curbelo y Almudena pareció volver un poco de sabor de la India hasta el momento de Ray Castellano, “momento DJ”. Salió entre fuegos y una pantalla espectacular que dio movimiento a la gala. Y más fuegos. En la obertura de casi 20 minutos tomó el testigo Danyssel, entre pavos reales, para seguir Mara y Lourdes. Lo mejor, la pantalla. Espectacular. Solo una objeción: lástima que el rendimiento de anoche no se haya aprovechado en todos los concursos. Y más fuegos.
La obertura: un “totum revolutum” de aspirantes de artistas, tal vez en las mismas carrozas que ya se utilizaron el año pasado. Con aires variopintos. Más “bollywood” por el fondo de la pantalla. Los temas musicales… muy acordes, como el del Dúo Dinámico, banda sonora de la mejor cinematografía de Bombay. La obertura acabó “sin pena ni Bollywood”.
La entrada de Maxim Huerta y Pilar Rumeu, los presentadores, supuso el arranque del desfile de aspirantes. Maxim se movió bien en el papel de rey de la noche -al menos embajador, como se definió-.
En el primer bloque destacó la aspirante del Tranvía, sucesora de la reina de 2012 –mismo diseñador e idéntica firma comercial–.
Después llegó Anaé para hacer moverse a los presentes al ritmo de “Baila Santa Cruz”. Fue un momento espectacular, no tanto por la canción, sino por la utilización de la pantalla, con gran definición, que llenó de lado a lado los sesenta metros del escenario.
El segundo bloque comenzó mal por un triste suceso. Mientras se colocaban sobre el escenario, María Saida Prieto, la séptima aspirante –por Parque Bulevar y Diario de Avisos–, resultó afectada por un accidental incendio provocado por el traje de la representante de Radio Club Tenerife, un diseño de Willy Jorge, quien había pedido permiso a la organización para colocar fuegos fríos. Se le dispararon de forma incontrolada y acabaron en la fantasía de Saida María, que tuvo que ser atendida por efectivos de la Cruz Roja y luego evacuada para ser intervenida por las quemaduras sufridas. A las puertas del recinto estaba su familia, su madre y su novio, así como miembros de la comparsa Los Cariocas, a la que pertenece.
Según la primera valoración, la aspirante sufría quemaduras leves en una mano y un ataque de ansiedad. Además, al ser alérgica, precisaba un tratamiento específico para la piel y fue ingresada en el HUC. En total fueron atendidas seis personas por inhalación de humo y quemaduras leves.
La gala siguió con olor a chamusquina y desconsuelo por un incidente que duele a los amantes del Carnaval. Un gran susto se palpaba en el ambiente con las cenizas en el recinto. La Ni Fú-Ni Fá cantó a continuación que había un incendio para apagar… Casualidades del directo. Hablaban del incendio del verano.
Y llegó el tercer bloque de aspirantes. El incidente con el traje de Zaida hipotecó el devenir posterior. Casi pasó inadvertido que se paró un traje porque no pudo avanzar, y la belleza de las creaciones de Santi Castro. El desfile se anunció con catorce y acabó con trece. Lo cerró la aspirante del Hogar Canario Venezolano, flanqueada por una nutrida representación.
Comenzaba la segunda parte del espectáculo, que no se entendió. ¿Para qué alargar el espectáculo si tocaba votar con sistema de Eurovisión?
Vinieron luego Sira Mayo, Chaxiraxi, Bambones (muy bien), más murgas –las tres ganadoras en Interpretación, o sea también las de Presentación– la actuación de El Cabo, rondalla que conmemora su 70 aniversario, la comparsa Los Cariocas, otro de los escasos momentos Bollywood con la comunidad hindú y el cierre con las canciones más populares del Carnaval. Ah, y Nalaya… Brown. Una gala muy larga, demasiado larga. Empacho de Carnaval sin ton ni son. Y sin encanto.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.