"Es difícil competir con los grandes", por Déborah Sabina

Leticia es una joven independiente y emprendedora. Acaba de terminar la carrera de Empresariales, que estudió mientras trabajaba. «Es una carrera difícil, me costó pero la acabé». Es de la Laguna, de la zona de la Plaza del Cristo, pero no se pierde un carnaval de Santa Cruz. «Me gusta La Plaza Weyler y la calle San José y Villalba Hervás, que es donde ponen más música latina, yo es que soy muy salsera». Lleva ya tres años trabajando en El Rincón Extremeño, la tienda de exquisiteces ibéricas que le patrocina como candidata. Allí me recibe y me cuenta que realmente sueña con montar una guardería con su mejor amiga e irse a vivir con su novio, que le anima y le apoya en esta experiencia, tanto que también se ha sumado a pegar piedras en su traje. Mientras prueba el exquisito jamón de pata negra y saborea su café, me fijo en sus manos. Ella también ha estado trabajando con la silicona. ¿Cómo te has convertido en candidata? El año pasado mi tío, que es el diseñador Dámaso Ramos, presentó a mi prima y este año me animé yo. Él llevaba tiempo diciéndomelo. No me veía porque no tengo el típico «cuerpazo» de candidata. Aunque me hacía mucha ilusión porque llevo años ayudándole en el taller. Pero me dijo «este año es el tuyo» y no podía decirle que no. Estoy orgullosa de representarle. ¿Has ayudado a confeccionar tu traje? Por supuesto. Ayudan todos: mi familia, mis amigos, mi novio y me patrocina mi tienda, donde trabajo. Me paso el día en el taller, no sólo probándome sino también pegando piedras. ¡Mira mis quemaduras! Es un ambiente familiar y nos lo pasamos bien, aunque también hay tensión y como hay confianza a veces nos gritamos. Pero saber que todo eso lo voy a lucir yo es una gran responsabilidad y estoy orgullosa. ¿Qué puedes revelarme de tu fantasía? Se llama «Suspiros de Invierno» y está inspirada en las Fiestas de Invierno de Santa Cruz. Creo que puede sorprender, tiene muchos detalles. Tiene mucho brillo y transparencias. Es carnavalera pero es más moderna, no es tan tradicional. ¿Cuánto mide y cuánto pesa tu traje? Son casi cuatro metros y setenta centímetros de ancho, y cinco metros de alto. De largo tiene el máximo, seis metros. Pesa bastante, sólo la estructura pesa. No sé cuánto puede pesar con todo. Menos mal que lleva ruedas. ¿Te estás preparando para cargarlo? Sí, estoy yendo al gimnasio tres o cuatro días en semana, haciendo «cardio» y pesas. Les dije en el gimnasio que era candidata para que me pusieran una tabla especial, ahora cargo peso en la espalda y en el cuello, para el tocado, que parece que no pero pesa también. ¿Cómo te imaginas el día de la Gala? Hay momentos en que me pongo la música que voy a sacar el día de la Gala y me sube el nervio. Aunque de momento estoy tranquila. Lo que quiero es dejar bien a los patrocinadores, como la tienda de manualidades que siempre ha estado ahí apoyando a mi tío. Su dueña Maria José no sólo nos aporta materiales sino también apoya económicamente y como está la situación hay que valorarlo. ¿Qué crees que te gustará más de tu experiencia? El carnaval en la calle es lo que realmente me hace ilusión. En el escenario te van a ver tres minutos y te va a juzgar un jurado que igual no es lo que opina todo el pueblo. ¿Qué piensas del jurado de la gala? ¿Harías un jurado experto? Pues sí, porque es injusto para los diseñadores que no sepan valorar los detalles. Experto y que no esté influenciado porque a veces oyen sólo el nombre del diseñador y ya eso marca mucho. También estaría bien recuperar el voto popular para que opine la gente. ¿Qué cambiarías del Carnaval? Me gustaría que el escenario volviera a la Plaza de España. Ves los de Las Palmas y te hace recordar esos grandes escenarios, entiendo que en esta época es difícil pero cambiaría eso. También pienso que la gente podría beber menos o controlarse para que por la noche no haya malos rollos y piensen más en la diversión y en el bienestar de la gente. ¿Eres carnavalera? Si, llevo tres años yendo a los indianos, que me encanta. Este año me lo voy a perder y me da pena pero a partir del año que viene seguiré. Es un ambiente diferente, ves niños, personas mayores, no hay malos rollos… Si ganas, ¿crees que cambiarían tus planes de futuro? Quizá mi tranquilidad sea porque es muy difícil que me toque algo. Estás compitiendo con personas que llevan muchos años en el carnaval. Considero que mi tío es un buen diseñador pero aun así creo que es difícil. A mí no me cambiaría mucho conseguir un premio pero a mi tío si. Pienso que en el futuro será uno de los importantes del Carnaval.

Aspirante nº8

Leticia Ramos González

25 años

Estudiante y dependienta

Fantasía:

«Suspiros de invierno»

Diseñador:

Dámaso Ramos Dávila

Representa:

Manualidades Grial y El Rincón Extremeño

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.