Faltan 340 días

MEX_Coso_20140304_10El próximo Carnaval comenzará dos semanas antes respecto al que acabó ayer; diez días después de Reyes será la presentación de aspirantes y dos semanas después serán los primeros concursos.

El martes 6 de enero de 2015 vendrán los Reyes Magos y diez días después… las candidatas a reinas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, que se presentarán en el acto inaugural de la próxima edición de la fiesta de la máscara, si se mantiene el calendario 2014, que concluyó ayer, con el Domingo de Piñata.
La fiesta de la máscara chicharrera del próximo año se adelanta dos semanas respecto al Carnaval de los Dibujos Animados. El martes 6 se celebrarán los Reyes Magos y el viernes de la semana siguiente, la apertura delCarnaval. Dos semanas después de los Reyes Magos se celebrarán los primeros concursos: la primera fase de murgas infantiles, el jueves 22 de enero, para dar paso a las tres o cuatro eliminatorias de murgas adultas previas a la gran final que se desarrollará el viernes 30.
El domingo 1 de febrero será la gala infantil, el miércoles 3, la elección de la reina de la tercera edad y su festival de mayores y… el miércoles 11 de febrero, la elección de la reina adulta, para dar paso el viernes 13 a la cabalgata anunciadora y al Carnaval en la calle.
Cabe recordar que la fiesta de la máscara no tiene una fecha ficha porque su celebración viene marcada por la Cuaresma –que comienza con el miércoles de Ceniza, cuando se celebra el Entierro de la Sardina–, y este a su vez viene condicionado por el calendario lunar.
En los 340 días que restan desde hoy hasta que el Carnaval de Santa Cruz vuelva a alongarse a las calles, la organización que volverá a encabezar Fernando Ballesteros deberá ratificar si el gerente, Juan José Herrera, continuará en el cargo, después de algunos desatinos de los que se le responsabiliza directamente, como la polémica por las medidas de ultraseguridad en las murgas infantiles.Este asunto, que hizo precisa la intervención incluso de la Policía, no llegó a mayores –mientras las madres lloraban por fuera en la tercera fase de murgas infantiles– gracias a que el concejal de Seguridad Ciudadana, José Alberto Díaz-Estévanez, ordenó levantar la barrera de seguridad a la entrada y dejar pasar a las 250 personas a las que se les había negado el paso por no haber entrada. También al gerente que se nombró el pasado verano se le responsabiliza de la polémica con las carrozas, y del trazado de la Cabalgata y su desafortunado resultado, sin obviar el enfrentamiento con los feriantes de atracciones, ante cuyas presiones no se achantó Juan José Herrera, ni incluso tampoco accedió a llamadas de instancias mayores. Pero la relación, deteriorada –si no rota– con sus jefe inmediato, Fernando Ballesteros –y gran ausente, al que solo se le ha visto en la entrega de premios–, puede pasarle factura a Juan José Herrera.
Y elCarnaval 2015 no es “otro” Carnaval. Es año electoral, y desde la Alcaldía de José Manuel Bermúdez seguro que se estará muy encima para evitar desatinos como los de este año.
Entre los asuntos pendientes de resolver, la organización deberá aclarar si mantiene las cuatro fases de murgas. La fórmula de cuatro días, pero con un reparto equitativo de grupos, parece agradar. Es prematuro para hablar de bajas y altas, por más que el retorno de Chinchosos parece haberlos dejado tocados con una división interna. Mientras, Triqui-Traques busca resurgir para volver a la primera división. Más difícil es la papeleta de Ni Pico…
Antes de elegir el motivo y una vez se ratifique o no al gerente, el siguiente paso es despejar otra incógnita: ¿Repetirá Juan Carlos Armas por cuarto año al frente de la dirección artística? Todo apunta a que esa etapa ya se ha cerrado, pero es año electoral y es arriesgado jugárselo “a una carta” con un cambio de director. Aún así, todo apunta a un nuevo director; falta saber si con prefijo de Madrid o local.
La elección de los jurados y el sistema de puntuación será otra de las asignaturas por abordar, pero ahora a Fiestas le viene mayo, luego habaneras, San Juan… y casi sin tiempo otra vez Carnaval. Y volver a empezar.

 

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.