Fiestas adelanta a septiembre la inscripción de los concursos para pagar en noviembre

IMG-20150722-WA0010

Las murgas infantiles inauguraron las reuniones de la organización de cara al Carnaval 2016. El formato de concurso de la cantera se mantiene (tres fases sin final), pero se insiste en que todos los componentes vayan con el disfraz completo. También se planteó retrasar el concurso, porque desde el concurso al Carnaval en la calle trascurre casi un mes.

La concejala de Fiestas de Santa Cruz, Gladis de León, comenzó con las murgas infantiles los encuentros para revisar las bases de los concursos del Carnaval que prevé aprobar en el consejo rector del organismo autónomo que se celebrará la próxima semana.

A las siete de la tarde de ayer, martes, representantes de los grupos críticos de la cantera y Gladis de León, junto al gerente de Fiestas, Juan José Herrera, hicieron un repaso desordenado de las bases en medio de una reunión desordenada por la lluvia de ideas y referencias que se hicieron entre sí unas y otras murgas.

Así, el representante de Guachipanduzy, por ejemplo, Juan José Coello, preguntó a la organización por qué es necesario que murgas con sesenta o setenta componentes suban al escenario con más ayudantes adultos de los 15 que establecen las bases para preparar las parodias e insistió en que todos respeten las bases.

No fue la única recriminación que se hicieron entre sí los representantes de la cantera. También la portavoz de El Cabito, Ángeles González, lamentó que solo cuatro o cinco niños suban al escenario con la fantasía al completo. Se dio por aludido el este punto el representante de Distraídos, Tana Rodríguez López, quien preguntó si lo decían por la murga de Santa Clara y las máscaras con el logotipo de Ni Fú-Ni Fá que sacaron el pasado febrero. Luego se aclaró que la «indirecta» estaba dirigida a Chinchositos, de Berto Marichal, que ganó premio con una fantasía que incorporaba unos caballos que sólo vestían media docena de niños, según algunos miembros de murgas rivales. Intervino en ese momento el propio Berto Marichal para clarar que su murga tenía al completo la fantasía, solo que algunos cababallos los había dejado en el local para mayor comodidad de los niños.

Los representantes de las murgas infantiles insistieron en la necesidad de que las murgas infantiles acudan con su fantasía al completo a los concursos y que la organización se encargue de velar por ello, máxime después de la presentación que hizo ayer la nueva concejala, la nacionalista Gladis de León, que pidió colaboración a los grupos para, entre todos, engrandecer el Carnaval de Santa Cruz.

Si a las actuaciones muchos admitieron que no se va con el disfraz completo, también se pidió que al menos las murgas infantiles acudan con el 75% de la relación de componentes. Y volvieron a incidir en que, aunque se cante en los escenarios callejeros, no se haga con un chándal. Para ellos, pidieron a Fiestas que en las bases que llevará a su primer consejo rector, que se celebrará la próxima semana, se establezcan medidas correctoras económicas para que las propias murgas infantiles velen por ir con decoro y calidad a las actuaciones.

Igual, con las cabalgatas y cosos. El número de acompañantes adultos, que desfilan como cuidadores durante los recorridos por la calles sin un disfraz acorde y detrás de los niños, empujando un carrito en unos casos o con botellas de alcohol fue otra de las recriminaciones que se lanzaron los propios representantes de las murgas infantiles.
En medio de este desorden, la concejala comentó que el escenario del Carnaval se instalará en el recinto ferial y cambiará de ubicación, con similar emplazamiento al año de México o cuando el Carnaval se dedicó al terror. Así, la distribución será a lo ancho y no a lo largo como hasta ahora.

También la representante de Bambas pidió que, si hay pantallas, que todos tengan el mismo fondo en la proyección, para evitar un trato de favor. En ese sentido, Gladis de León explicó que el decorado será similar a la época de Azpilicueta, sin pantalla y materiales «convencionales», para ganar colorido y majestuosidad.

Al igual que ocurriera en la segunda reunión que celebró la concejala con las murgas adultas, De León sorprendió a los representantes de las infantiles con el anuncio de que la organización quiere adelantar el plazo de inscripción al próximo mes de septiembre, casi dos meses antes de lo que era habitual hasta ahora. El motivo de la organización, cumplir con el compromiso adquirido por el alcalde para que los grupos del Carnaval puedan cobrar antes el primer pago de la contratación que perciben de las arcas municipales.

Lo que parecía que era un anuncio que venía a colmar una vieja aspiración de las formaciones festivas, también encontró alguna reticencia, especialmente entre las murgas con menos componentes, que advirtieron sobre cómo ellas iban a cumplimentar el trámite de presentar una relación de componentes en septiembre cuando no sabían con los niños que iban a contar en el concurso. Al final, se llegó a un acuerdo intermedio: los representantes se comprometían a presentar una relación provisional que luego se actualizará en fechas más próximas al concurso.

El concurso continuará celebrándose de jueves a sábado, del día 14 al 16 de enero, en el recinto ferial, y sin final, como hasta ahora salvo en 2004 y 2005, que sí hubo finalísima infantil.

En ese momento del debate se amagó con intentar acercar la celebración del concurso infantil al inicio del Carnaval en la calle, pues algunos explicaron que transcurren tres semanas desde que se celebra su certamen hasta que se inicia la fiesta. No faltó quien pidió ordenar las ideas para no volver a abrir viejos debates y traer al recuerdo cuando el concurso se celebraba más próximo a la Cabalgata, un privilegio que perdieron las murgas infantiles al imponerse el formato de «programa Viñas», como se conoce entre los técnicos de la organización el modelo de casi cuatro semanas de concursos. Esta fórmula la incorporó el gerente Juan Viñas para contentar a la mayoría de los grupos y que las murgas infantiles tuvieran al menos un sábado; igual que las agrupaciones musicales y comparsas, que también disfrutar el mejor día de la semana -sábado- para facilitar mayor presencia de público.

IMG-20150722-WA0011

En medio de tanto desorden, la concejala de Fiestas confirmó que la próxima semana se celebrará el primer consejo rector del organismo autónomo y que se aprobarán las bases tomando en cuenta la «tormenta de ideas» bajo la que se estrenó ayer Gladis de León, que insiste en abrir la inscripción en septiembre para abonar el primer pago de la contratación a los grupos en noviembre. Una vieja aspiración que ahora se puede ver cumplida y que no falta quien ahora también la cuestiona.

Las murgas infantiles no pasaron por alto otros dos aspectos, uno más de forma que de fondo. Según algunos representantes, la concejala de Fiestas les sorprendió en cómo se presentó ante ellos, al pedir que se quitara la mesa de cristal y hacer un corro con las sillas; un gesto de cercanía al estilo «Podemos» que no pasó inadvertido para quienes vieron a la concejala en la silla entre los portavoces de las murgas infantiles.

Tampoco se fue de rositas el director del concurso de murgas infantiles en 2015, y que volverá a hacerlo en 2016: Lucas Balboa, objeto de los reproches de los representantes porque, aseguraron, desconocía las bases y no se preparó el concurso. Al respecto, la concejala se comprometió a reunirse ella con el propio Balboa y los representantes para que se mimen esos detalles en aras de un mayor espectáculo.

Finalmente, se acordó que el jurado que valore los disfraces vaya a la trasera del escenario para ver de cerca las fantasías y no llevar a una pareja de componentes, al término de la actuación, tal y como ocurrió ya el pasado febrero. Esto también dio pie también a que alguna voz crítica planteara cómo puntúa el jurado cuando una murga saca varios personajes en su disfraz, y no se limita a un modelo igual para todos.

La concejala tiene ahora el difícil reto de ordenar el batiburrillo de ideas y propuestas, y separarlos de reproches en indirectas para, como ella mismo dijo, engrandecer el nombre del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife entre todos.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.