Fiestas sube a 40 el mínimo en las murgas adultas

JA MURGAS CON CONCEJAL 12-07-16 (15).JPGLa final de murgas 2017 se celebrará el sábado 11 de febrero, tendrá el mismo número de participantes que el año pasado –cuando se recortó de ocho a siete– y permanecerá invariable el sistema de puntuación de 2016. La nota de la fase no se arrastrará para la final. Así se acordó anoche en la reunión de la concejala de Fiestas, Gladis de León, con los representantes de los grupos críticos.
La organización sorprendió con el anuncio de elevar el mínimo de componentes, que pasará de 35 a 40. Ahí se incluyen a todos los que cantan y al director y, al margen, los miembros de la percusión. Esta iniciativa fue defendida por la representante de Marchilongas y contó con el aval de la mayoría de los participantes. No fue el caso del portavoz de Chinchosos, quien propuesto limitar la participación máxima a 85 y obligar a las murgas que lleguen a este número a no admitir a esos componentes, sino que pidió que invitaran a esos murgueros a sumarse a proyectos que incuso no llegan al mínimo. El  representante de Bambones explicó que ellos tienen ahora mismo 115 miembros y que no creía que limitando al admisión a 85 fuera a conseguir que los que no entran en la murga que quieren lo vayan a hacer en otras. El presidente de La Traviata apostó por lograr que las murgas que no llegan al mínimo se unan.

El director de Diablos Locos, que se ausentó antes de que se sometiera a debate la participación de la murga del Norte, dijo que prefería no pronunciarse sobre la decisión  de tocar el mínimo y el máximo de componentes.

El formato de concurso permite hasta un máximo de 25 murgas que se repartirán en tres fases y la referida final a siete. El objetivo de la organización es abrir el plazo de inscripción en julio y agosto para cerrarlo el 1 de septiembre.
JA MURGAS CON CONCEJAL 12-07-16 (4).JPGEntre los puntos “calientes” de la noche, la solicitud de las murgas de volver a celebrar la final a ocho y hasta nueve, así como la admisión o no de la ganadora del Norte. Después de escuchar opiniones, la concejala se reservó la última palabra, que desvelará en septiembre.

El presidente de Ni Pico, Fino Díaz, y el de La Traviata, Juan Díaz, preguntaron a la concejala sobre si la murga del Norte que participa en el concurso de la capital tiene las mismas obligaciones que las de Santa Cruz y la concejala aclaró que no porque no tienen el mismo contrato.

Abrió el debate sobre la admisión o no de la murga del norte la propia concejala, al plantear a bocajarro «qué hacemos el próximo año con la ganadora comarcal».  El representante de La Traviata le devolvió la pregunta a la concejala, que dijo que si por ella fuera no los admitiría. El presidente de la murga de El Toscal planteó que no sabía por qué pedía que opinaran las murgas sobre este tema cuando la responsable de la organización tenía su propia opinión. Cuando la concejala anunció que dejaría la decisión sobre la mesa, la representante de Triquikonas planteó por qué no se dejaba también abierta la posibilidad de ampliar la final a 8, y no limitarla a 7. Pero la edil fue tajante y dio por zanjado el número de finalistas.

En la reunión, que por momentos pareció una tertulia entre murgueros, se llegó a cuestionar la calidad de la final del último febrero y hasta alguien llegó a pedir que Fiestas verifique que todos los grupos tiene  el mínimo de componentes antes del concurso y también los cuatro temas.

En el debate sobre la admisión o no de la murga del Norte,  la representante de Burlonas planteó la posibilidad de que la murga ganadora del Norte participará en Santa Cruz si el certamen comarcal admitía que la formación chicharrera que queda a las puertas de la final en la capital de la crítica y el pasacalle, la octava clasificada, se le admita en el Norte directamente en la final. Otro debate estéril.

Quedó en saco roto el intento de “tocar” el máximo de 85 en las murgas, así como los intentos por recuperar el sistema de votación de antaño gracias a la defensa del modelo de 2016 que hizo Manolo Peña, de Mamel’s, después de que se planteara la posibilidad de dar marcha atrás a la decisión de no arrastrar la nota de fase. «La decisión se adoptó por primera vez el año pasado,  vamos a dejar un tiempo a ver como funciona», pidió Manolo Peña.

Ya de cara al Carnaval 2018, el portavoz de Trabas irrumpió con una idea que agradó a algunas murgas grandes: establecer que el repertorio sea de tres temas, en vez de cuatro y que la duración de la actuación en la final sea más corta. Según su planteamiento, se cantarán dos canciones en la fase y las que lleguen a la final, interpretarían uno, más pasacalle y despedida.  Con esta idea se hacen los repertorio más ágiles, dijo, y hasta se podría abrir la final a ocho. O a nueve.

La representante de Triquikonas volvió a pedir que la final se amplíe, argumentando que a quien le gustas las murgas no se cansa aunque hayan diez en la final. De nuevo la concejala pasó de largo.

La directora de Tras Con Tras ahondó en la idea de Trabas y celebró la iniciativa porque, según dijo es muy difícil tener dos temazos. La propuesta quedó sobre la mesa para futura ediciones.

Los miembros del jurado deberán dejar su móvil en una “pecera” y se recuperará la figura de representantes de las murgas en la deliberación, hasta apuntarse a RamónGuimerá y Pedro Mengíbar. Serán dos.

El representante de La Traviata planteó que los miembros del jurado depositara la puntuación  en un sobre cerrado al término de cada actuación y luego se procediera al recuento al cierre de la tercera fase, sin que se pudieran modificar las notas. De nada vale que el jurado deje su móvil en una pecera si luego llegan a su casa y tienen la comunicación y pueden variar las notas, advirtió.

En la conversación entre murgueros también  se hizo referencia a la miembro del jurado a la que se atribuye la petición que dice  que dirigió a un compañero para que retocar la puntuación y lograr que en vez de Mamelucos ganarán Bambones. De haber sido como se dijo,no ocurrió así y Mamelucos se hizo con el primero.
También se aplicará el nuevo modelo de tarifa de actuaciones, como en el resto de modalidades: 40% por concursar, 15% por tres actuaciones, 15% por la gala, 15% por Cabalgata y 15% por coso. Cayó en el olvido la idea de Fino Díaz (Ni Pico) de regalar entradas para las fases en la que se actúa, porque esa decisión costaría 12.500 euros, dijo el gerente.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.