Fin de ciclo de las murgas infantiles

Muchos son los murgueros que aseguran que la época dorada de las murgas ha llegado a su fin. Esta sentencia viene avalada por el cierre de cuatro de las 20 murgas infantiles que actualmente participan en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Artículo de JOEL RAMOS OJEDA
Estudiante de Tercero de Periodismo

Bambas, con 43 años de historia; Pita Pitos con 22; Paralepípedos con ocho y Tiquis Miquis con cuatro años tras su regreso al concurso, han sido las murgas más perjudicadas, pero no las únicas. Una gran parte de las murgas infantiles sigue concursando rozando el mínimo de componentes, que está establecido en 30. Todos estos datos denotan un problema que cada año se ha ido incrementando más en los grupos, no sólo en los infantiles sino también en las murgas adultas. La carencia de componentes dificulta enormemente el desarrollo de las formaciones, que en ocasiones ven imposibilitada la labor de concursar.

Este hecho no ha sido momentáneo, sino que a lo largo de un periodo de cinco o diez años se ha ido haciendo notar hasta que han llegado las consecuencias finales, las cuáles han hecho que más de un centenar de niños no puedan disfrutar de la mano de la murga que les ha visto crecer. Los estragos no solo afectan a los murgueros, sino también al carnaval en sí, puesto que las murgas infantiles son la cuna de las adultas, y sin ellas posiblemente no puedan persistir. Esto supondría un descenso en los ingresos que aportan los concursos de los grupos carnavalescos, el cuál afectaría al potencial económico que sostiene la festividad, ya que las entradas para dichos espectáculos tienen un coste de tres euros en las infantiles, cinco euros en las fases previas y diez euros en la final adulta.

La falta de componentes ha sido el principal motivo de abandono de Paralepípedos, Pita Pitos y Bambas, que tras intentar reunir los 30 componentes reglamentarios han tenido que desistir. María García Fuentes, fundadora y presidenta de Bambas, conocida como ‘Doña Mary’, destaca: “siempre hemos tenido niños y venían porque querían, nunca hemos ido a buscarlos. Este año hicimos tres reuniones y solo aparecían quince, lo que nos impidió salir”. Sin embargo, el caso de Tiquis Miquis nada tiene que ver con los componentes, ya que, tal y como comenta Bahitiare, Sugue, miembro de la directiva, el motivo principal fue la baja del director musical y del letrista: “Él no se dedica exclusivamente a las murgas, sino a la música. Cuando nos lo comunicó tomamos la decisión, ya que hubiésemos perdido el estilo infantil que nos caracterizaba”.

“Las murgas ya no llaman tanto la atención como lo hacían antaño”

Los dirigentes de estas formaciones achacan el problema a la revolución tecnológica, que ha hecho que los niños decidan pasar su tiempo libre en casa jugando a videojuegos o navegando por internet antes que estar en una murga. Además, consideran que las murgas ya no llaman tanto la atención como lo hacían antaño, cuando los menores tenían que hacer cola para poder acceder a las mismas, según apunta Doña Mary (en la foto). Otro inconveniente ha sido la falta de responsabilidad de los padres y los menores, que no toman en serio el esfuerzo y trabajo que requiere estar en una agrupación del carnaval. “Esto no es como antes, que nos desvivíamos por ir a ensayar a la murga, han cambiado las tornas y creo sinceramente que es un fin de ciclo”, sentencia Yerai Lorenzo, miembro de la directiva de Paralepípedos.

Julio Afonso (foto), director musical de Pita Pitos más conocido como ‘Julito’, destaca que no hay manera de incentivar a los jóvenes: “la vida ha avanzado e incentivar ya no sirve de nada, el ejemplo está en mi murga: bajamos las cuotas, hicimos concursos de disfraces y el que llegaba siempre puntual tenía el disfraz gratis, pero la ilusión no estaba y eso es lo primordial”. La falta de componentes y compromiso también viene dada por la tendencia de muchas murgas infantiles a solo dejar entrar a adolescentes, según afirman los entrevistados, ya que ha hecho que no se cree el ‘espíritu murguero’, haciendo que los jóvenes simplemente estén por diversión o por pasar el rato.

Yerai Lorenzo (foto) afirma que, tras el parón, es momento de reflexionar sobre lo que ha pasado y entender los motivos que han podido llevar a que esto suceda, “deberíamos mirarnos un poco el ombligo y ver qué hemos hecho mal o qué han hecho mal los que llevan las murgas”, despuntaba al preguntarle sobre quién recaía la responsabilidad del problema, a lo que añadía que lo importante era tener ganas, quitarse egos de encima y trabajar conjuntamente por el nombre del grupo.

Por otro lado, Bahitiare Sugue (foto) de Tiquis Miquis, cree que la rivalidad entre grupos también afecta en gran medida y que si esto no cambia, difícilmente se podrá avanzar: “me he dado cuenta de que cuando estábamos les dábamos igual y nos veían como rivales y ahora que no estamos, todo el mundo siente pena, lo que es muy irónico”.

¿Cuál es el papel de la Comisión de Fiestas?

El OAFAR (Organismo Autónomo de Fiestas de Santa Cruz de Tenerife), se ha negado a dar declaraciones al respecto, ya que considera que no hay nada nuevo que aportar al tema que no se haya dicho en ocasiones anteriores. Aun así, los dirigentes de las cuatro formaciones destacan la importancia que tienen las decisiones que toma la actual concejala de Fiestas, Gladis de León. “No deberían dejar salir más murgas y hay que subir el mínimo, porque aunque caigan algunas, las que se queden lo harán con más calidad”, apunta Julito, a lo que añade que si seguimos dejando que salgan murgas cada vez será más difícil y terminarán desapareciendo.

Doña Mary, sin embargo, destaca que el Organismo no hace cumplir las normas que establece: “se nos exige en las reuniones que vayan con el disfraz completo, que estén todos los componentes en las actuaciones, pero luego no se hace cumplir en la calle”. Por su parte, Bahitiare recalca las pocas facilidades que se le dan a las murgas que intentan participar por primera vez: “se deben implicar más y dejar de poner tantas pegas para sacar una nueva murga, no cumplir simplemente por ‘quedar bien’ y valorar el trabajo que hacemos”.

Bambas en una actuación en la Plaza del Príncipe, 2017

El cierre de estas cuatro murgas, definitivo únicamente para Tiquis Miquis, ha dejado huella en sus dirigentes, que sienten tristeza al ver cómo tras tanto esfuerzo no pueden salir. Es el caso de Bahitiare, comenta entre lágrimas que echa de menos a los niños y que son parte importante de ella. Doña Mary, tras recalcar que siente que le haya pasado a otras murgas, describe que “ni las caderas ni cualquier cosa que me haya podido pasar en mi vida ha sido tan doloroso como que no pueda sacar a mi murga este año. Es algo que no puedo expresar con palabras”.

Aún así, las formaciones lucharán para volver en 2019, “lo mejor ha sido tomar un respiro y ver qué hacer para el próximo carnaval, por una parte me siento aliviado”  declara Julito. Bambas destaca que ha estado ahí en lo bueno y en lo malo, cuando conseguían premios y cuando no, “es complicado sacar una murga, más aún por el coste económico, pero lo intentaremos, aunque tengamos que vender rifas como el año pasado” declaraba su presidenta, a lo que añadía que muchas murgas se han tomado un año sabático y han vuelto con más fuerza, “¿Por qué nosotros no íbamos a hacerlo?” comentó dejando claro que si consiguen los componentes necesarios, volverán.

 

 

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.