Guerra fría en la Fufa

La directiva de la sociedad readmitió al cantinero, pero pasó factura al “Flaco”. En el pulso directiva-murga, ahora José Antonio dirige sin cobrar.

Una tensa relación caracteriza la vida en la sede de la Afilarmónica Ni Fú-NiFá. Nunca antes habían estado tan distanciados la directiva de la sociedad y el “grupo murga”, como se denomina a los componentes que son la imagen de la institución cada Carnaval. La división de la parte institucional con la murga se abrió a comienzos de septiembre, cuando la directiva que preside Tino Cortés decidió echar al cantinero por incumplir, en su opinión, las condiciones para llevar la cantina, más de limpieza que de gestión.
Podría ser algo baladí, pero la murga lo defendió como propio. La asamblea de socios propietarios, que poco tienen que ver con los que salen a la calle, evidenció una situación económica muy distante de los 24.000 euros que dejó el equipo anterior y reculó con la cantina. La murga, liderada por José Antonio González “El Flaco” –fichado hace tres años–, ganó una batalla, pero no la guerra.
Reconducido el tema de la cantina, la directiva decidió pasar factura a quien considera líder del grupo. Así, convocó al Flaco a una reunión previa al inicio de los ensayos. ¿Motivo oficial? Dada la delicada situación económica, no poder mantener la asignación del par de cientos de euros al prestigioso letrista y director musical. Parecía una propuesta envenenada. Sin dinero, se marcharía, pensaron. Pero el Flaco decidió continuar sin cobrar un euro. Ni por un escaldón, porque con el ambiente que hay en la Fufa… Lolo es el único miembro de la directiva que sigue; el secretario, considerado un “desertor del Flaco”, se marchó, junto a Javier Guadalupe que, al menos hasta las elecciones de abril, está alineado con el presidente. Los miembros de la directiva parecen hoy extraños en su casa; y los de la murga, hijos no reconocidos. Una guerra… fría.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.