“He soñado con que gano, aunque es difícil”, por Déborah Sabna

La pillo en medio de reuniones y ensayos para la Gala. Ya falta menos y Claudia cada día está más dedicada a su traje y sus obligaciones como candidata. En el recinto ferial de Santa Cruz, me espera entre una multitud de gente, pero la distingo sin problemas porque la rodea un halo de elegancia. Es alta, esbelta y me recuerda a alguna supermodelo de pasarela que habré visto en los desfiles de Londres o Milán. Tiene madera para dedicarse a la moda, algo que le gustaría, aunque con condiciones. “Esta  es una forma de que te conozca la gente y las agencias aunque el trabajo de modelo es muy esporádico. Si me lo proponen ahora diría que no, porque necesito terminar mis estudios de animación deportiva y sentir que tengo una profesión para el futuro”. Es muy deportista y le gusta jugar con su hermana al tenis para “pasar el rato”. También disfruta viendo los partidos importantes de fútbol, eso sí, en casa y con su padre, que la apoya bastante en esta aventura. “Imagino que no le gustará que salga con tan poca ropa, ¡aunque a mí no me ha dicho nada! Sabe que este es mi sueño y me anima”. Se confiesa fan de Triqui –Traques y Bambones. Es murguera y carnavalera. Voy a pedir mi café a la barra, a ella no le apetece tomar nada.
¿Qué puedes adelantarme de tu fantasía, “Reflejos de la Aurora”?
En mi traje se reflejan todos los colores que se pueden ver en un amanecer. Espero que guste porque tiene de todo un poco. Es bastante grande, creo que por el tamaño va a impactar. Es muy voluminoso. Nunca había visto un traje tan grande de cerca y eso que aun no lo he visto totalmente montado.
¿Cómo te imaginas el día de La Gala?
No me imagino todavía dentro del traje y en el escenario. Pero tengo ganas de que ya sea el día de la gala. Me asusta salir y no hacerlo como lo tengo pensado. Que haya algún fallo o algún problema con el traje. Aun no he practicado con el traje.
¿Estás yendo al gimnasio?
Es algo que suelen decirte los diseñadores y las candidatas, pero si sales con ganas ya no importa el peso, lo vas a arrastrar igual. A mí me lo propusieron, pero como yo entreno normalmente y me gusta cuidarme, creo que voy a poder.
¿Cómo te seleccionó tu diseñador, Sedomir Rodríguez?
Ya lo conocía del año pasado, que me presentó a los carnavales de Los Cristianos. Hizo “casting” y entre otras cincuenta chicas me eligió a mí. Me veía con posibilidades, porque era la que más experiencia tenía, aunque había otras chicas bastante monas.
Eres alta, mides un metro setenta y cuatro, y tienes figura de modelo. En tu opinión, ¿Es necesario cumplir con unos cánones de belleza para ser candidata?
Creo que es un conjunto. Lo más importante es defender el traje. Esa es la misión de la candidata, defenderlo. Está claro que un buen cuerpo siempre ayuda porque le da facilidades al diseñador y es libre de hacer lo que quiera. Aunque pienso que cualquier chica puede ser reina.
¿Qué te haría más ilusión, ser Miss Tenerife o Reina del Carnaval?
Desde pequeña he soñado con ser Reina. He visto todas las galas en la tele ¡no me las perdía nunca! Recuerdo el traje que ganó en 2003, “Láquesis” de Santi Castro, que tenía unos grandes cuernos y por detrás un pavo real. Ese traje se me quedó grabado.
¿Has soñado que te proclaman Reina?
Lo he soñado, pero verme ganadora es difícil, aunque me encantaría. Son muchos trajes y seguro que muchos son enormes también.
Te veo muy tranquila, ¿eres una persona sosegada?
Me imagino que cuando esté en el escenario a punto de salir me pondré de los nervios, pero de momento no veo por qué. Cuando estoy nerviosa no soy capaz de estarme quieta pero tampoco es que me vaya a poner histérica. Creo que sabré llevarlo. Seguro que algún momento de emoción voy a tener porque es muy fuerte esto.
Si no ganas, ¿volverías a presentarte?
Si tengo la oportunidad de volver a presentarme a otro “casting” lo haré. Me gustaría que fuese con el mismo diseñador, Sedomir, porque me encanta y tengo mucha confianza con él.
¿Cómo es tu relación con tu diseñador y su equipo?
Nos tratamos como si fuéramos familia. Yo soy de Las Galletas y estos días me estoy quedado a veces en su casa de los Realejos para ayudarle todo lo que puedo con el traje. Imagínate si tenemos una buena relación. Ya lo conozco desde hace un año y medio y me siento muy a gusto trabajando con él.
¿Quién vendrá al recinto ferial para apoyarte?
Mis padres, mi tío, mi tía, mis vecinos, ¡me los traigo a todos para arriba! Tengo la sensación de que mi entorno del día a día va a venir a apoyarme.
¿Cómo fue tu participación el año pasado en la Gala de la Reina de Los Cristianos?
En esa experiencia lo di todo, no me quedé nada, pero me sentí muy bien. Sabía lo que tenía que hacer y experimenté lo que es salir a un escenario y defender una fantasía. Es difícil cargar con tanto peso en la cabeza, peso en el cuerpo también, la falda…Aprendí trucos, por ejemplo no puedes intentar dar una vuelta sobre ti misma con un traje de esas dimensiones, tienes que dar la vuelta grande. Ya es algo a mi favor.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.