Javier Torres: “Preparo un cartel en el que se vean reflejados los chicharreros”

«Me gustan las obras de Manrique y Pedro González; y por supuesto Galarza y Gurrea”

«Un cartel no se hace por dinero, pero es un trabajo emocionalmente muy rentable”

Parafraseando el dicho, Javier Torres Franquis (Santa Cruz de Tenerife, 1962) fue murguero antes que autor de cartel del Carnaval. Cofundador de Mamelucos, pronto tuvo que elegir: la murga o su profesión, que en 1990 lo llevó a la Universidad de La Laguna, como profesor de diseño en Bellas Artes. En la fiesta de la máscara, es el diseñador de murgas más laureado, aunque ha esquivado siempre el protagonismo y se ha recluido en el despacho de casa, donde crea, y en el taller de la costurera de Mamelucos, Mari Falcón, desde hace más de una década y media. Con la nueva Corporación, el alcalde Bermúdez le encargó el cartel, que ya tiene esbozado.

¿Hacer el cartel es el sueño de todo chicharrero?
Al menos para los que tenemos vinculación con el diseño y con el Carnaval, desde luego es un proyecto muy atractivo y deseable.
Es el segundo murguero que asume el reto, después de Enrique González Bethencourt.
Creo que sí y salvando las distancias, porque hablar de Enrique es hablar del top ten; yo estoy mucho más abajo.
¿Qué impone más: ser autor del cartel o compartir galería con Facundo Fierro o Pérez Villalta?
La responsabilidad es grande por la confianza que ha depositado en mí su alcalde y la concejala de Fiestas. Es una enorme responsabilidad, y también por mi vinculación al Carnaval y lo que supone para los chicharreros: una manifestación cultural y divertida.
¿Teme las críticas?
Hay que aceptarlas sean buenas o sean malas. Es un trabajo que estoy poniendo mucha cabeza y también mucho corazón. Eso sí, no voy a hacer un cartel con connotaciones sexistas.
Si no es polémico, ¿será un fracaso, como decía Miguel Zerolo?
Respeto ese punto de vista pero no lo comparto. Crear polémica no es complicado, pero no necesariamente lo polémico es bueno. Estoy trabajando para hacer un buen cartel desde mi perspectiva. Y, si ademas, conseguimos que los chicharreros se vean reflejados, porque hayan guiños a los que participan en la fiesta, me daré por satisfecho. ¿Que puede haber gente que no le guste? Para gusto colores, y aquí hay que utilizar muchos (se ríe).
¿Cómo debe ser un cartel?
Sin entrar en clases magistrales, debe ser un elemento de reclamo visual inmediato y no debe ser excesivamente completo, lleno de elementos, cargados. En la historia del cartel moderno, la mayoría de piezas ilustres están basadas en elementos sencillos. Si tiene connotación simbólica, es evocador y estéticamente atractivo, mejor.
¿Su cartel tiene una figura central?
En principio sí. Voy a focalizar todos esos valores en algo que nos pueda representar, de la mejor manera posible a mi juicio.
¿Será un diseño corporativo?
Voy a plantear el cartel como algo que pueda tener vida más allá de la propia obra en sí. Espero que pueda tener un recorrido.
¿Cuándo es el peor momento a la hora de afrontar el cartel?
El mejor momento es cuando recibes el encargo; me quedé gratamente sorprendido.Ahora disfruto a diario; degustándolo y saboreándolo. Es un momento casi único y me he propuesto aprovechar la oportunidad. Lo dejaré reposar una semana y volveré a mirarlo para verlo con otros antes de finalizarlo. Ojalá en el futuro cuando lo vea me sienta orgulloso del resultado.

¿Un cartel mameluco?
El diseñador de la factoría Mamelucos asegura que su obra será más del estilo de la obra de Javier Torres que de Mamelucos. Sobre sus carteles favoritos desde el primero que se hizo en 1962, se decanta por César Manrique y Pedro González en la última época, “y por supuesto por los de Galarza y Gurrea, que me siguen enamorando por su técnica, con colores planos, creación de personajes”, dice con rostro iluminado.
Un cartel no se hace por dinero, asegura, pero sí “es un trabajo emocionalmente muy rentable”. Javier Torres explica que comenzó la obra después de estudiar varias guías. Para él, el momento más intenso es cuando debe decidir qué hacer, una reflexión para buscar detalles, aspectos novedosos o del pasado que sea interesante rescatar o que se haya perdido. La obra que se presentará a final de septiembre, en principio, persigue un elemento emblemático con el que los chicharreros se sientan reflejados y símbolos del Carnaval que puedan ser reconocidos fuera.
Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.