La familia más trónica

El espíritu de Tom Carby, boxeador antes que murguero, sigue vivo más allá de su muerte, en 1994. Sus hijos, en Diablos Locos y Ni Muchas-Ni Pocas, defienden un legado junto a sus nietos.
El 30 de octubre de 1994 fallecía Tom Carby, murguero carismático del viejo Carnaval. Por entonces, su murga, Diablos Locos, fundada en 1971, solo era “trónica”, palabra que Carby acuñó y que significaba que, por encima de la ambición de un premio, estaba la amistad.
Que la murga continuara parecía un milagro, pero el triunfo se le resistía. Pero la ley de vida dio un empujón y colocó a Maxi al frente de Diablos. Tímido. Callado. Trónico y de pura cepa. Maxi siempre intentó convencer a su padre de que era necesario dar el salto pero no lo convenció. Cuando asumió la dirección, encontró en Víctor Asensio, entonces letrista de Guachipanduzy y director musical de la agrupación Guarapo, a su principal aliado.
Maxi Carvajal y Víctor Asensio inyectaron ilusión y Diablos se convirtió en una murga pujante. Compañera inseparable de Tom Carby, su esposa, Bolodia Morales Morales, acude a la cita con el periódico EL DÍA junto a la escultura de su esposo en la Cuesta de Piedra. “Es un tío verdadero”, comenta. Casados en 1967, la familia Carvajal Morales dejó Los Llanos y se trasladó a las viviendas sociales de Cuesta de Piedra. Antes de aparcar su afición por el boxeo, donde acaparó titulares, Carby fundó Diablos, que ensayó en Casa Germina y en el bar de Luis hasta que en 1980 le dieron la casa de la calle Candelaria.
Nacido en 1968, Maxi comenzó de mascota con tres años. Y hasta la fecha, ahora director. Este cumple 40 años como murguero. Siempre en Diablos. Su hermana, Lali (nacida en 1974), se fue más por la coreografía, con Mama Loli, Orquídea, luego en la murga Maxilocas, Caña Dulce, Sabor Isleño y Bohemios. Hasta que un día fue a Ni Muchas y terminó de componente. Con Ni Muchas lleva dos años, “y canta que ríete”, dice Maxi. En 2011 se quedaron con solo 20 chicas y ella reunió a otras 16. Este año prometen, pues tienen el refuerzo de Víctor Asencio y letras de Maxi.
El espíritu trónico sigue vivo no solo en los hijos de Tom y Bolodia, quien ha hecho célebre las arepas de los Diablos.
Nacido en 1997 milita en Diablos Locos Tomi, hace tres años, aunque se le negó subir a cantar por ser menor de 16 años. Una anécdota que lo ha curtido como un gran murguero. Murguero de corazón, no de cartón. Su hermano Dani, hijo de Maxi y nieto de Tom, tiene 8 años. Cuando se le pregunta quién es el señor de la escultura de la plaza lo tiene claro: “Abuelito Carby”. Es la alegría de la casa, con el espíritu, genio incluido, del abuelo. Al día siguiente de la final de 2012, que Bambones ganó y perdió Diablos, lo primero que le dijo a su padre cuando lo vio fue: “A la marcha, Bambones”. Trónico.
También las hijas de Lali, Tania y Ainoa tienen en su sangre carnaval puro. Tania salió en Bohemios con 2 años y lleva 13. “Le gusta la murga infantil, pero la madre no la deja”, cuenta Maxi. Ainoa, la más pequeña, estuvo tres años en Bohemios y salió dos años de mascotas en Ni Muchas.
Sin duda, el orgullo de Carby.
Maxi Carvajal celebra este año 40 años como murguero. Y siempre en Diablos Locos, donde compartió las alegrías y las ilusiones de su padre por sacar adelante al grupo. Hablar con Maxi es contagiarse de la alegría de Carby y sus anécdotas. Su hijo Tomi viene pisando muy fuerte. Y el pequeño Dani desborda alegría e ingenio.
De la danza a la crítica
Lali Carvajal se distingue por su infatigable espíritu de lucha y superación. Comenzó en agrupaciones coreográficas, pero en los dos últimos años milita en Ni Muchas-Ni Pocas. El primer reto fue ayudar a reunir el mínimo y salir; este año aporta otro impulso de superación.
Junto a la escultura de la plaza de Cuesta de Piedra en honor de Tom Carby, su esposa, Bolodia, con sus hijos Maxi y Lali y sus nietos Tomi y Dani, y de Tania y Anoa. “Mi padre trabajaba en el ayuntamiento, en mantenimiento, y siempre evitaba referencias políticas porque con el trabajo no se jugaba y de él comía la familia”, recuerdan.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

2 thoughts on “La familia más trónica

  1. maridistra

    Muy bonito humberto. Tienes toda la razon por siempre tronicos

  2. Murgueradecorazon

    Carby un gran murguero y al que siempre recordaremos como uno de los padres de las murgas de tenerife y por que no de canarias…. toda su familia crecio entre su bondad y su saber estar ya que demuestran ser unas personas increibles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.