La Guancha se recrea en la esencia murguera

LaGuancha

El Casino de La Guancha, en su 80 aniversario, acogió el cierre del Festival Murguero tras una convivencia que comenzó al mediodía del sábado con representantes de Trapaseros, Triqui-Traques,Triquikonas, Diablos Locos y Bambones;políticos locales, con la alcaldesa, Elena Luis, al frente, y periodistas. Fue el primer Festival Murguero de La Guancha, que resurge de las cenizas de uno similar, desarrollado durante cuatro ediciones –hasta 2011– en el pabellón de deportes, con capacidad para dos mil personas, de un municipio con 5.000 habitantes.

La falta de presupuesto obligó a la organización, liderada por Darío Hernández junto al “diablo loco” José Félix y José Vicente Hernández, presidente del Casino, entre otros, a sacrificar aforo y celebrar el festival en el centro social, con un presupuesto más modesto. El teatro delCasino se disfrazó de Falla tinerfeño, sin megafonía en el “cuerpo a cuerpo” público-murgas. Fue por la noche, tras nueve horas de visita al municipio, desde el Charco Verde a la bodega Zanata o el restaurante Teo, algunos referentes del lugar.
Una de las gratas sorpresas fue la del párroco, Javier Cruz, de 44 años, versado en murgas, que no perdió la oportunidad para presentar a la Virgen del Buen Humor, como catequizara el obispo emérito de Tenerife, Damián Iguacen.
Ya por la noche, ante medio millar de personas, actuaron Triqui, con su “Libro de Historia del Carnaval” y “Los inventores”; Triquikonas (“El gimnasio” y “Quinquiañeras”); Diablos (“Presuntos” y “Una canción para cada situación”), y Bambones (“Emiratos Canarios”, “Buscavidas” y “El Banquero”), en respuesta a los bises.
Poco importa si Triqui, murga superquerida allí, acudió menguada; si Triquikonas ya no hace el pino y pierde gracia la canción, ni si Diablos se fue de tono en la presentación o, presuntamente, se equivocó. Cosas del directo.
Reinó la esencia murguera. La de las hijas del dueño del restaurante Teo maquilladas por Triquikonas y Diablos; la de una pequeña de Los Realejos que celebró su doce cumpleaños con la murga que “es mi vida”, Bambones, o la de los niños que improvisaron una pancarta para los de Primi. O ver al cura en medio de los de El Cardonal. Sabor a tradición y una experiencia única.

(Fotografía de Sergio de Armas)

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.