La prima de la máscara

El entierro de la sardina anunció ayer en la capital tinerfeña que el Carnaval llega a su fin, si bien resta aún la exhibición de esta tarde de rondallas, la canción de la risa de mañana, el Carnaval de Día del sábado de Piñata y, en la mañana del domingo, cita con la Fufa y La Zarzuela en la plaza del Príncipe.
El entierro de la sardina, que recorrió anoche las principales vías de la capital tinerfeña a pesar del “chipi chipi”, es el acto más cercano a la mascarita de la fiesta chicharrera. Con la cara tapada, aunque cada vez menos, muchos hombres transformados en mujeres “corrieron” sobre el asfalto de la capital entre desmayos de alegría. El entierro de la sardina no se puede entender como un acto ordenado o con un tiempo. Al contrario, es la fiesta de la anarquía de los amantes del Carnaval, donde lo habitual es incluso que la sardina, que es la difunta, vaya detrás de la propia comitiva, que preside la afilarmónica Ni Fú-Ni Fá. Batucadas, y mucho chiste con ingenio, se adueñaron anoche de las calles de SantaCruz, donde nunca una despedida, la del Carnaval, ha sido más celebrada.
Junto a la máscara, o los amantes carnavaleros con antifaz, destaca la broma de las viudas, que “meten” en la comitiva al público en un diálogo de Carnaval.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.