Las murgas grandes muestran sus armas

Bambones, Mamelucos,Triqui –este año con el trapaseros Domi González al frente– y Trapaseros desvelaron su fantasía y la mitad de su repertorio el sábado. Ayer lo hizo Diablos.

La mayoría de las murgas grandes esperaron al último fin de semana antes del arranque de los actos, este miércoles, para mostrar su artillería, unos pesada y otros, con mixtos.
El sábado, Bambones desveló su “fantasía cremallera”, junto con su cantera, los Bambas, en El Polvorín de Taco, una instalación montada por el ayuntamiento para los de El Cardonal. Los niños cantaron como bebés y, lo mejor, elaborado por los propios componentes con el apoyo de los bambones Juanjo, Jordán y Agustín. La acústica dificultó entenderlos. En su turno, Bambones cantaron a la dependencia, un examen de conciencia dirigido a la consejera Inés Rojas. Serio, monográfico y argumentado, para seguir con “Qué fue de”, con magia y encanto al recordar cómo eran antes las cosas y acabar con homenaje a carnavaleros del cielo. El Orfeón concursa este año con ellos. Habrá que ver si es suficiente para volver a ser los mejores, por cuarto año consecutivo.
El teatro Guimerá, ya en Santa Cruz, acogió el sábado una elegante gala de Mamelucos 35 aniversario, en la que Mamelones –ganadores 2014– desveló su disfraz de unicornio y una letra más infantil de lo esperado, al llevar la firma de Nando. Agradaron. La rondalla Mamels, interpretó“Y ya nos vamos” con pulso y púa y coro; luego vino el coro del colegio Miguel Pintor, y hasta una orquesta, Latin Mamels Band. Cerró Mamelucos, de piratas, con un tocado que vale más que muchos disfraces. El repertorio, “La ilusión”, que parecía la cara b del tema del abuelo de 2014. Falta que se contagien del título. Luego, “Con la p”, buena idea para hacer un repaso a lo que han cantado estos años. Resta ver si vale “para poder pasar primeros”. Se espera más de ellos.
Cerca, en ElRecreo, se presentó Triqui-Traques, con el morbo de ver qué tal baila Domi González, director durante 17 años de Trapaseros, ahora el show de la tribu del Carnaval, de la mano de Francis Trujillo, la Juana, que también regresó, el de Jocikudos. El disfraz, de boxeador, tiene puntuación máxima en humor y se presta al espectáculo. Su primer tema, “El figurante”, crítica estilo Domi que se rebela por cómo se ríen los políticos de los vecinos o el maltrato que reciben, caso del caso del 102, en Tacoronte. Acercan el Norte, después de haberlo perdido en 2014. El segundo, un intento de humor sobre la historia de un calvo con varios chistes hilvanados –lengüetazo de vaca incluida– y un exabrupto: zanahoria, quizás por buscar la rima a que habían perdido la memoria. Musicalmente, potentes. Suenan bien.
En el teatro Teobaldo Power de La Orotava se presentaron Trapaseros, de Los Realejos, ganadores los últimos cuatro años en el Norte. Disfraz sencillo. Arrancaron con una crítica a la seguridad, la nueva ley y al jefe de seguridad local que dejó sabor a poco, con una interpretación coral que desbordó el auditorio. Cerraron con su “belén”, que recuerda la cercanía de la Navidad y el Carnaval y algunos desencuentros familiares en esa época. Recordó un tema similar de Trapasones 2008.
Ayer, en el Guimerá, Diablos fue original en el formato de presentación, con una representación teatral inspirada en un nieto que pide la ayuda de su abuelo para hacer un trabajo de Carnaval. Según mencionó a rondallas, actuó Aceviños; comparsas, Joroperos, o murgas, Desbocados. Hasta que llegaron ellos, que visten una fantasía rusa. Anoche estuvieron sensacionales de principio a fin. El primero, el legionario, recuerda “Toda situación tiene una canción” de 2014, y hace un recorrido por lo acontecido en los últimos 40 años con música y letra. El tema parece que tiene tres finales, por la intensidad que alcanza, pero repite el más difícil todavía y lo supera. Para cerraron con un tema que podría parecer hiriente si se resume como “Dos tetas”, pero que es una demostración del ingenio del maestro Víctor Asensio. Humor, crítica y añaden la exaltación de la mujer.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.