Las primeras murgas infantiles de los nuevos tiempos

Artículo de Ramón Guimerá Peña

En la década de los años sesenta, tras la autorización del Carnaval como Fiestas de Invierno, comenzaron a salir murgas infantiles, como la que surgió en Valleseco.

Al igual que sucediera en el llamado “Viejo Carnaval” de principios del pasado siglo, en la década de los años sesenta, tras la autorización del Carnaval, aunque disfrazado de “Fiestas de Invierno”, comenzaron a salir murgas infantiles en cada barrio santacrucero imitando a las murgas “de mayores”, como la que surgió en Valleseco, dirigida por Elías Rodríguez Ramos, en un intento de emular a la legendaria murga del barrio, la de Tío Ángel “el Chucho”, del que recibieron un gran apoyo, así como de su sobrino, Pedro Cabrera Herrera “Perico el Gago”, que les ayudó a confeccionar los instrumentos de cartón.

De igual modo, unos años más tarde, concretamente en la cuarta edición de las “Fiestas de Invierno”, 1964, dos murguitas infantiles de la zona del barrio del Pilar salieron a la calle por vez primera y de una forma improvisada, cuyos componentes lucieron como disfraz sus propios pijamas, en el caso de una de ellas, y trajes confeccionados con telas de sacos, la otra. Una de ellas estaba integrada por niños residentes en la calle de Jesús Nazareno, capitaneada por Toño Toledo Hernández – quien fuera, años más tarde, junto con su padre, Antonio Toledo Lugo, componente de gran relevancia en la murga “Afilarmónica Nifú – Nifá” -, y la segunda, sin nombre, como la anterior, constituida por niños residentes en la calle Callao de Lima, organizada por los hermanos Antonio, José Rafael y Gilberto González Pérez, toda una institución en la historia del Carnaval de las últimas décadas, hijos de la entrañable “Mamá Lala” y del insigne fregolino Gilberto González, y sobrinos del histórico rondallero Pepito Pérez.

En vísperas del Carnaval del año siguiente, 1965, ambas murgas infantiles se fusionaron, originando con ello dos hitos realmente históricos en el mundo de las murgas: fundar “Los Paralelepípedos”, la primera murga infantil “autorizada” y subvencionada por el ayuntamiento capitalino, y ser los culpables del debut, existencia y magnificencia de “Los Triqui-Traques”, murga que ha sido, y sigue siendo, parte ineludible de la historia del Carnaval tinerfeño, por su más que admirable palmarés y su longeva participación en la fiesta.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.