Maratón de presentaciones a una semana de la apertura

Una veinta de presentaciones se sucedieron desde el viernes. Para abrir, Mamelucos y Mamelones en el Guimerá, con fantasías de Javier Torres. Mamel’s sorprendió con una rica creación de cacería por África, con cazadores y hasta indígenas. El infantil, elegante y llamativo. En repertorio, «La Burrocracia», sobre la tramitación del papeleo para cualquier cosa, una letra que gana enteros cuanto más se escucha.

El viernes, en el Círculo, El Cabo. Una gala 75 aniversario en la que se echó de menos la presencia de los máximos representantes municipales.

La infantil Guachi, de Juanjo Coello, también mostró su diseño en su presentación.

Ya el sábado, las comparsas Cariocas, Tabajaras y Rumberos desvelaron sus fantasías. Cariocas, con el sabor a bodas de oro. En Granadilla hizo lo propio Retorciditos, de Amanda Conde, que sorprendió con cochitos locos, con luces incluidas. Ahí estuvo La Traviata, que cantó su «Dron», de Carlos Casanoca. A priori, el más flojo.

Ni Pico-Ni Corto, presidida por Fino Díaz, desveló su fantasía, de David Díaz, en el Paraninfo, un chaquetón amplio, como los de Jorge Álvarez. Elegante y señorial. Desvelaron tema, de Nino, extiralengua, «El optimista», sobre formas de entender la vida. Original y golpes de humor. Incluyeron carga emotiva al crear el premio Aberlardo Díaz, para su nieto y diseñador, David Díaz.

La comparsa infantil Tropicana, la agrupación musical Luz de Luna -con traje de corte latinoamericano de gran falda- y Crew of Dreams -ejemplo de superación hasta consolidarse- fueron otros de los grupos que presentaron. En el Norte, la infantil Archicuerpitos, de Los Realejos; o en un mismo espectáculo, como ya es habitual: Apresuradas, Virgueritos y Trinkosos.

En Garachico, Ferrusquentos; en Icod, la infantil que regresa, Tiralengüines, y Archicuerpos, con un rico traje de banda de música, y con solo 1.500 euros de subvención.

Anoche, Pita-Pitos, Lenguas Largas y Pequeprotas, ricos en colorido y originalidad.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.