Marchilongas, 30 aniversario

  • El teatro Guimerá acogió el sábado la presentación de la murga adulta de Taco, que contó con las actuaciones de Joroperos, Bambas y Bambones.

El teatro Guimerá acogió la noche del pasado sábado la gala de presentación de la fantasía que lucirá Marchilongas este carnaval. No fue un espectáculo al uso, sino un homenaje sentido, bien armado y con detalles cuidados, bajo la tutela de Mariam Plasencia y un amplio equipo de componentes, para realzar y recordar las miles de horas que han dejado las centenares de murgueras que han pasado por las filas de esta institución: la murga femenina decana de cuantas participan en el Carnaval. Cabe recordar que la primera de mujeres en la historia fueron Las Desconfiadas, de Arafo, que salieron a la calle en 1972, dirigidas por Alfredo Fariña.

La gala comenzó con un vídeo en el que las fundadoras recordaban sus inicios, en San Luis Gonzaga, en Taco. Era el comienzo de un periplo que aún no tiene fin. De ahí pasaron a la Tenencia de Alcaldía de Taco y ahora, de forma provisional, ensayan el antiguo colegio de Montaña Pacho.

Fue una gala «made in La Laguna», aunque hecha en Santa Cruz. Abrieron Joroperos. Los de Fernando Hernández llenaron con el calor de la batucada el Guimerá, disfrazados incluso con trajes de 2016 -no han presentado aún el nuevo- y con un repertorio que animó a las casi 700 personas que asistieron a la velada.

Del calor de la batucada, a la ingenuidad y gracia de la cantera murguera, Los Bambas, dirigidos por el estudiante de Periodismo Joel Ramos Ojeda. Aunque con unas filas muy infantiles, hicieron un papel digno con su pasacalle y despedida, que siempre conecta.

Entre grupo y grupo, la gracia del Carnaval llegó de la mano de Manón Marichal, como Floro, que hizo un digno papel y tuvo que tirar de un público que trajo al Guimerá el frío de La Laguna.

La presencia de Bambas nunca es por llenar un hueco en la escaleta de las presentaciones de Marchilongas, pues a muchas de sus componentes les salieron los dientes y hasta aprendieron a caminar en el local de la murga de doña Mary y don José, como la mismísima Keila Jerez, directora de Marchilongas.

De Bambas, a Bambones. Sobre las tablas de la bombonera chicharrera, los de El Cardonal. Al frente, Primi Rodríguez, director carismático donde los haya y que dice mucho aunque hable poco.

Bambones estrenó tema la noche anterior en la presentación de El Cabo, e hizo lo propio con Marchilongas: «Medias mentiras». Una canción ágil que dura unos siete minutos y que arranca ironizando sobre las cosas que desde chico te dicen que son verdad y no lo son, un hilo conductor que sirve de paraguas al tema, para comparar lo que dicen que era y en lo que se ha convertido CC o el puerto de la Granadilla. El sonido le pasó factura. Supo a poco.

Llegó el momento más esperado. La presentación de la fantasía, un traje llamativo, cómodo y de corte bambón -por el peto-. A las órdenes de Keila, desgranaron dos temas de su repertorio. Musicalmente bien. En su primero, un tema de crítica social y política que abarca desde la lista de espera al mamotreto. Mucho contenido que precisa de un respiro. Mucho mejor, las «Vendedoras de aspiradoras», que combinan crítica y humor y que, como Bambones, pelearon con el sonido. Una gran noche.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.