Ni Pico-Ni Corto, sin director

Josechu Álvarez Díaz (26 de febrero de 1979), director artístico de la murga Ni Pico-Ni Corto desde 2000 a 2004, cuando le cedió la batuta al letrista y responsable musical Félix Padilla, y que el pasado febrero volvió a ponerse al frente del grupo por definición del barrio de El Toscal, anunció el pasado fin de semana a su tío y presidente de la sociedad, Fino Díaz, que abandona la disciplina del grupo crítico. De esta forma, Josechu Álvarez, que salió como mascota de Ni Pico-Ni Corto en 1984, cuando su abuelo Abelardo Díaz estaba al frente de la murga, cierra su paso por la entidad porque ya no está a gusto en su casa, según declaró ayer a EL DÍA. Una frase lapidaria define su situación actual: «No soy feliz ahí».

Josechu Álvarez, enemigo de protagonismo y de entrar en conflictos, ha sufrido en carne propia aquel dicho que dice «nadie es profeta en su tierra», asegura.

El que fuera director de Ni Pico en sustitución de Borja Reyes, que dejó la murga para ampliar su formación académica en Alemania (a la postre falleció de forma repentina), explica que desde el pasado mes de noviembre, antes incluso de que se volviera a poner al frente del grupo y durante la preparación del repertorio que les valió el tercer premio de Interpretación 2008, «ya tenía el pensamiento de dejar la sociedad. Por lo menos, tengo el consuelo de que me voy dejando la murga arriba, aunque tomar esta decisión me duele mucho».

«No sé si es porque soy un romanticón y le doy más importancia a las murgas, pero creo que las murgas no son una empresa. Soy un enamorado de la murga vieja y respeto eso», añade.

Josechu Álvarez sostiene que el abandono de la dirección, e incluso, de la sociedad de Ni Pico no obedece a problemas con nadie, pero es sabedor de que no tendrá fuerzas para caminar por la calle de La Noria y ver a su murga ensayando sin estar él allí.

Su marcha sólo es de Ni Pico, pues asegura que «no significa una retirada del mundo de las murgas. No me veo sin estar en un grupo, ya sea murga, comparsa, agrupación o rondalla».

De tono grave y casi cadente, Josechu Álvarez parece recuperar el entusiasmo cuando asegura que «no sé si es porque nací en Carnaval, por el vínculo que tengo desde mi familia o porque me gusta… voy a seguir en murgas».

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

3 thoughts on “Ni Pico-Ni Corto, sin director

  1. carnavalero

    Josechu habló contigo directamente o te llegaron rumores de oídas por ahí?… publicaron la noticia con una semana de retraso, era porque no lo supieron hasta ese día o por cualquier otro motivo?

  2. desde la barrera

    imagino k habrian noticias mas importantes y no habria hueco pa esa noticia, no crees?

  3. canario21

    me parece correctooooooooooooooooooo, jose pa lanteee,, tu tienes que ser quien eres, no hacer algo que no quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.