Noche Mamel’s: de pollitos a leones del Carnaval

La Casa del Miedo conmemoró anoche el 40 aniversario de la fundación de su murga infantil y desveló las fantasías de su cantera y la formación adulta. Lito Díaz toma el testigo a Javier Torres.

Aquel grupo de niños que comenzó a ensayar en un patio de la Cruz del Señor y que tomó nombre de unos chicles de melón presume hoy, 40 años después, de tener una murga infantil, Mamelones, de ser la cuna de Mamelucos y juntos hacer historia en el Carnaval. Quizás no fue el objetivo de su diseñador, Lito Díaz –que vuelve a crear los disfraces de Mamelucos, en sustitución de Javier Torres Franquis–, pero la suma de las dos creaciones resumen su propia evolución: unos pollitos que han llegado a ser leones en el Carnaval.
Ya desde antes de las nueve de la noche los aledaños del teatro Guimerá evidenciaban –por la cantidad de público– que algo grande se iba a celebrar. Un triciclo, utilizado por vendedores de periódicos de época, y al grito de “¡extra, extra”, se anunciaba el inicio del espectáculo dirigido por Airam Bazocchi, letrista de Mamelucos.
Ya en el interior, cambio de registro. Un dj que incluso se atrevió con el que promete ser el éxito del Carnaval de la Casa del Miedo: “Bella , ciao!”, para dar paso al inicio de la velada con un vídeo que sorteó tres interrupciones, para luego recuperar la normalidad y volver los orígenes, con mención a Antonio Ramírez, que sacó Mamelones. Luego, subieron al escenario componentes de ayer y de hoy que se diluyeron en el escenario por su alto número y porque el pasacalle se interpretó grabado.
En otro vídeo, Manolo Peña, Cathaysa Expósito y Luis Malla “Medusa” simularon un “casting” de presentadores (Alexis Hernández, Manón Marichal, Dani Calero y Jorge Javier Vázquez) que, sin resolver, dio paso a la actuación de la orquesta Latin Mamel’s Kid Band. De nuevo, vídeos, con la salutación de personajes como los Reyes Magos, José Luis Oltra, Aarón Gómez, Kike Pérez o Javier, componente durante 32 años de Mamelucos, para enlazar con el monólogo de Jose Donis. A partir de ahí, una pareja de niños actuaron de maestros de ceremonia para dar paso al plato fuerte de la velada, la presentación de los diseños y parte de los repertorios.

Primero, los niños, que lucirán la creación “Pita, pita, ¿dónde está mi gallinita?”. Antonio García, su director, mostró tablas y carisma, y marcó el ritmo de la actuación. Junto a la calidad musical, sello de Xerach Casanova –otro de los mamelones que se hizo grande en la Casa delMiedo y hoy capitanea Mamelucos–, un ingenio exquisito con el que sorprendió el trónico Idafe González que le escribe a la cantera de los Mamel’s. Una joya.

Se despidieron los pequeños, y tomaron el testigo los adultos. Algunos se preguntaban cómo serían los Mamelucos sin diseño de Javier Torres Franquis. La respuesta, sencilla: los papagayos de 2018 se transformaron en leones, por obra y arte de Lito Díaz, que conoce la casa, y el magisterio de la costurera Mari Falcón, que atesora las claves de la costura.


Referencias emocionadas de Xerach Casanova a Nesti Zamorano, quien fuera director musical de Mamelones, y componentes de Mamelucos años atrás. Y… rugió el león desde el pasacalle, hasta alguna letra de crítica seria, y hasta dura, por la que apuesta el equipo de trabajo de Airam Bazocchi. Rugió el león, y los Mamel’s también.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.