Regresan Bambas y Pita-Pitos

La cantera de El Cardonal, con 44 años en activo, y la murga que reflota Óliver Yanes, con 22, han tenido que partir casi de cero en su retorno al Carnaval tras un año sabático.

Bambas y Pita-Pitos protagonizan una de las noticias más agradables en la modalidad de murgas infantiles, al dejar en una anécdota el año sabático que se tomaron en 2018 y volver a la carga. Los dos directores, Paula Díaz, de la cantera de El Cardonal, y Óliver Yanes reconocen que reunir componentes ha sido como comenzar de cero.
Los Bambas, fundados por doña Mary y don José en 1974, estarán dirigidos por Paula Díaz, que salió de componente tres años desde 2015, hasta que cumplió la mayoría de edad, y que ahora se pone en la dirección. Paula es carnavalera de casta: nieta de los admirados Paco y Nena, que enseñaron a hacer los tocados del Carnaval.
Las letras han sido elaborada por un equipo formado por la propia directora, Michelle, Gisell, Joel, Daniel, Cristina y Raysa, y retocadas por Julio Alexis Fernández, el director musical de Bambones y responsable de toda la vida de los montajes de los niños. Él también ha escrito un tema, con instrucciones de los pequeños, y hasta sufrió algún retoque de los pequeños, “por exceso de política”.
Una labor minuciosa ha sido la formación de los cuatro percusionistas, que han encontrado en Adonay Hormiga, el hijo de “Suspi”, al mejor aliado para sacar adelante al grupo. Desde septiembre ha estado con los niños formándolos, y combinando esta tarea con su participación como componente en la adulta Bambones. De casta le viene al galgo.
El ensayo del viernes comienza a las 18:00 horas. Llegamos y todos uniformados con su suéter rojo. Allí, en la casa de El Cardonal, este año sin el anagrama de Bambas y Bambones en la pared, los niños atienden las indicaciones de la directora, y suena el pasacalle de toda la vida. Emoción. Vuelven los Bambas, con temas infantiles.
Doña Mary y don José asisten al ensayo con la satisfacción de poner de nuevo la murga en marcha. Haciendo Carnaval. “Volvemos, y como siempre, Luis Dávila es nuestro diseñador”, precisa doña Mary García.
“Esta tarde le daremos las trompetas, la mayoría nunca la ha tocado”, advierte Julio Alexis en referencia a que casi la totalidad de los componentes son nuevos y nunca habían salido en murgas. Salvo Paula, la directora, y Adriana y Yelisa, “todos parten desde cero”. Bambas tiene el lujo de contar con Julio Alexis, a su vez hijo de Julio Fernández, que le escribía las partituras del mismísimo Faustino Torres, célebre director de El Cabo. Julio Alexis se inició de niño en la rondalla, hasta que de la mano de sus amigos de instituto entró en Bambones, en 1988, hasta le fecha. El objetivo de los 44 “bambas”: “seguir llevando la esencia de esta murga infantil”, sentencia Laura.

 


De El Cardonal, al mercado de La Salud, donde la murga infantil Pita-Pitos –que estuvo en activo 22 años– vuelve a sentir el gusanillo en el estómago porque el día de esta visita es la víspera de la presentación de su fantasía, una creación de Famara Luna. “Era componente de Triquikonas y solo se había hecho sus disfraces. Por amistad conmigo ha aceptado hacer su primer diseño para un grupo”, explica Óliver Yanes, que vuelve a ponerse al frente de su murga, con el aval de las fundadoras Tere y Mary.
Volver ha sido misión complicada. De los 33 niños, solo cinco ya salieron en Pita-Pitos. Pero la ilusión y empeño de Óliver ha hecho posible volver a poner en marcha esta murga. El mayor premio, ver cómo disfrutan los niños.

Mary y Pepe, génesis de la familia Bamba

Doña Mary García y su esposo, don José, pasaron un año amargo cuando la pasada edición vieron que, pese a sus ilusiones, no habían niños para formar a los Bambas, la segunda murga infantil más antigua del Carnaval, escuela de muchos murgueros. Tras un descanso de un año, vuelve a la carga, con el aval de Julio Alexis –en la foto de la izq.– en el montaje, y la total entrega de Adonay Hormiga./ a.hdez

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.