“Si el público puede elegir al mejor de Gran Hermano, también puede elegir a la mejor agrupación”

canijo-carnaval-alcosa--644x362

Por su nombre oficial, Antonio Pedro Serrano, solo lo llaman desde los bancos. Así se presenta el Canijo de Carmona, que junto a su chirigota actuó el pasado viernes en el teatro Guimerá en su “bautizo de Carnaval” oficial en Tenerife, pues ya había venido a la Isla, pero para actuaciones privada, como ocurrió con una boda.

Nacido hace 45 años en Sevilla, al Canijo se le conoce desde 1998 en el Carnaval de Cádiz, si bien matiza que está vinculado a la fiesta del pasodoble y el cuplé desde 1983, cuando comenzó con solo 13 años. Desde entonces siempre ha participado en el teatro Falla, salvo seis años que no tuvo grupo para acudir con calidad a Cádiz, según admite. El pasado febrero protagonizó el cajonazo del concurso, después de muchos años de premios.

La chirigota del Canijo es de Cádiz. El único “foráneo” es su “alma mater”, de natural de Carmona (Sevilla), “aunque ya se me considera de Cádiz”. “Resido en Sevilla, que es donde tengo mi familia y mi trabajo, aunque el concepto de vivir que a mí me gusta está en Cádiz. Ahí está mi locura”. Durante el Carnaval, la autopista de Sevilla-Cádiz se convierte en el “pasillo” de la casa del Canijo, ingeniero informático de la Junta de Andalucía por la mañana, chirigotero durante todo el día. También por la noche saca a relucir su buen humor, si es que lo oculta en algún momento del día, en el programa de radio “El Pelotazo”, de Canal Andalucía, donde participa junto a “El Selu”.

El Canijo incluso ha llegado escribir los guiones de la última serie de televisión que hicieron Los Morancos para Canal Sur en la que participaron tres autores: El propio Canijo, el Selu y el Love.

¿Se ha sentido extraño en el Carnaval de Cádiz por venir de Sevilla?

Hace muchos años, sí. Era un poco raro. Cuando llegué a Cádiz me encontré que Sevilla era la culpable de todos los males de Cádiz. Y la televisión también era muy centralista. Hoy en día eso ha cambiado mucho porque van muchas agrupaciones de Sevilla a Cádiz. Han venido muchas comparsas y donde se adquirieren muchos contratos más en la misma Sevilla. Esa relación ha cambiado bastante. En Sevilla se sigue mucho el Carnaval de Cádiz y hasta se venera, y eso es correspondido ya por Cádiz. Eso no quiere decir que no haya talibanes, pero es la minoría, no es lo mismo que hace 20 años.

¿Es la primera vez que hace gira por Tenerife?

En Tenerife hemos estado a nivel privado, en dos actuaciones, que nos contrataron. Con teatro, sí es la primera vez.

¿Qué espera de su actuación en Tenerife?

La experiencia que tenemos en Canarias es con Agüimes y El Carrizal, donde llevamos ya seis años. Tenemos un repertorio más nacional que todos conocen. Llevamos diez años cantando junto a la chirigota y nos faltan solo cuatro provincias por actuar. Sabemos qué es lo que gusta fuera de Cádiz. Tenerife es también más especial, porque el Carnaval está muy arraigado. Nuestra experiencia puede ser muy bonita. Nos pasó en Montevideo. Allí salen los fichajes de las murgas como si fuera el fútbol. La murga es crítica; la chirigota también. Hay mucho de común y espero mucha sintonía. El mensaje que llevamos este año es la educación y el valor que tiene frente a los recortes que se están dando en España. Pero eso que lo diga el respetable, que por eso lo llaman así. Tenemos algo especial para Tenerife y Gran Canaria.

¿Salir de Cádiz les ha enseñado que el repertorio no debe ser tan local?

Totalmente de acuerdo. Como he sido sevillano, he intentado que el repertorio sea lo más entendido posible sin abandonar la parte local. En la parte humorística siempre quiero que lo entiendo la máxima gente posible. Algunos puristas del Carnaval me dicen que si escribo para demasiada gente, para que me entienda todo el mundo, algo que me lo tomo como un halago.

Desde fuera, ¿qué cree que tiene más fuerza: la chirigota o la comparsa?

Son diferentes. La comparsa es una agrupación que levanta pasiones, y ya sabes lo que conlleva, un poco de fanatismo… que también gusta en toda Andalucía. La chirigota somos más contratables por el tema del humor, porque pega bien. Incluso hemos hecho congresos de Sony y con letra para esa marca. La chirigota es la que más hace reír a la gente y la comparsa, como siempre cantan bien, hay para todos los gustos. A unos le gusta más sentimental, otros más críticos. A mí me gusta más crítica. En Cádiz va por barrios, según le dé al jurado.

¿Qué visión se tiene del Carnaval de Tenerife desde Cádiz?

Alguna persona me contó que había cierto origen del Carnaval de Tenerife con un barco que vino de Cádiz.

Bueno, eso lo cantó también la Cañonera este año…

Exacto. Esa es la historia. Nosotros vemos el Carnaval de Tenerife como algo muy cercano a nosotros. Cádiz en sí, aunque no sea una isla, sí se considera en muchos aspectos, hasta por la forma en la que la une un pequeño istmo. Cádiz tiene a su Jerez como Tenerife tiene a sus canariones (se ríe). Tiene aspectos muy análogos que está presente en las coplas, en la vida. También nos consideramos el sur del sur, y eso también lo tiene Canarias.

¿La murga se puede comparar con una chirigota?

Tiene una base parecida, aunque la murga tiene más gente y la chirigota menos, pero al final el espíritu es el mismo. Cuando escucho una murga parecen fragmentos de poupurrí. Coges una música, le cambias la letra, le metes ironía, crítica social, local… Hay cosas que son muy análogas.

¿Podrían compartir el mismo concurso?

Creo que no, técnicamente son diferentes, como el tema instrumental o los componentes. Son otra historia y es bueno que sea así. De todas formas, a mí el Carnaval que me gusta es el de Río de Janeiro por las mulatas, no lo conozco aún y tengo ganas de conocerlo (se ríe). Es más interesante que el de Cádiz y el de Santa Cruz…

Sí se podría comparar a la chirigota del Canijo con la del Sheriff, que ya ha estado en Tenerife…

Somos chirigotas, somos parecidos, cada uno tiene sus personajes… Los pasodobles, que es algo que la chirigota suele diferir, tenemos estilos muy parecidos, de crítica social, de que vaya bien cantando y luego dejamos el humor para el poupurrí, los cuplés y la presentación.

¿Existe rivalidad entre chirigotas?

Entre chirigotas es más evidente quién es la mejor cada año. Hay un rollo mejor. Entre comparsas hay más rivalidad, más divergencias porque levanta más pasiones, entendido como un fanatismo.

En alguna entrevista, Faly Pastrana, de La Cañonera, ha asegurado que la comparsa es la agrupación pobre del concurso en Cádiz.

No estoy de acuerdo. Cuando las comparsas punteras cantan en el Falla se llena y a los cinco minutos está encendido el debate en las redes.

¿Conocieron a los Bambones que hicieron a Cádiz, el verano pasado?

Conocimos a los Bambones antes, en un congreso del Carnaval de Cádiz, en 2008, donde alguno fue a mi ensayo y comimos juntos, los invitamos y vieron los pasadobles que estábamos ensayando para el Falla, nos dieron dos o tres cosas de ellos, chapas y eso…

¿Qué quieren que el público diga cuando se bajen del escenario?

Que aparte de haberse reído bastante, también encuentren un contenido currado. Me gusta que la chirigota tenga un contenido social y crítico, que haga reflexionar a la gente sobre algunos puntos.

¿Verían con buenos ojos que gente relacionada con otras chirigotas esté en el jurado?

Me gustaría democratizar el veredicto, me gustaría que fuera el pueblo quien eligiera a la ganadora.

¿Y cómo se hace eso?

Hoy en día si votan al mejor de Gran Hermano también pueden elegir al mejor del concurso de chirigotas. Hoy en día los medios están más que resueltos para hacer esas cosas. El tema va por ahí y es difícil de tergiversar y, si se hace así, gana la que más gusta a la gente, y eso es lo que yo quiero. Hoy en día el jurado son cinco componentes, pero no opinan todos los que están viendo el concurso. Hoy en día el patronato elige al presidente y este a los cinco componentes, y luego se quita la votación máxima y la mínima, y luego se hace la suma. Se dice que no se puntúa calidad sino que primero se elige al que va a ganar y después se calculan los puntos, eso se dice, y también es verdad que algún año se ha hecho así.

Peor sería que dieran los premios antes de ir a cantar…

Efectivamente, sería bastante peor.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.