Sofía Gómez, directora Marchilongas: «En el futuro las murgas serán femeninas»

La murga femenina decana de cuantas participan en el Carnaval estrena directora: Sofía Gómez (Santa Cruz de Tenerife 1982), que tiene a sus espaldas 25 años en formaciones infantiles y sus incursiones en las adultas de la mano de Clónicas, Kissquillosas, la mixta L@s Mism@s de Siempre, Caprichosas que no llegó a salir, en un tema de Zeta-Zetas y, tras un paréntesis de casi diez años, volvió con Marchilongas 2018 en la fila, para salir al frente la próxima edición. Con su conversación, contagia. Pese a su juventud, es una nostálgica del estilo de murga del ayer. «Ni comparto letrista ni montador musical, porque eso fomenta piques». y, por supuesto, es enemiga de pagar. La murga es un hobby, es la máxima que preside esta entrevista y casi su filosofía del Carnaval.

¿Cómo comenzó en murgas?

Mi origen fue en Guachi; ahí me enseñaron todo lo que sé, y en realidad fue mi tía Tere, la madre de Julito Alfonso, quien nos metió en este mundillo. Luego se fundó Pita-Pitos, con Juan «El Breva» y Anatervo, y también colaboró Alexis con las letras. Yo estuve tres años con Guachi, luego nos separamos y se formó Pita-Pitos, y de ahí, para adelante. Guachi también es familia nuestra, porque Caroli -la presidenta- es prima de mi madre y la de Julito.

¿Cómo se toma la decisión de que asuma la dirección de Marchilongas?

Creo que ellas ya venían recapitulando (se ríe).

En los 31 años de historia, es la primera vez que dirige alguien que no es del núcleo duro de Marchilongas.

Por eso me gustan Marchilongas, porque se asemeja en lo que teníamos en Pita-Pitos, que es algo familiar, algo nuestro. ¿Cómo lo llevo? Tengo miedo. Llevo muchos años fuera de la dirección y es una murga que lleva muchos años y están acostumbradas a hacer las cosas de una manera y yo de otra.

¿Cómo es Marchilongas? ¿Por qué no ha logrado más pases a final o más premios? ¿Qué le ha faltado?

No creo que a Marchilongas le haya faltado nada. Las murgas pecan de no defender lo que tienen, por muy bueno o muy malo que te pueda parecer a ti. Si tú lo defiendes como si fuera lo último de este mundo a lo mejor le gusta a todo el mundo en contra de lo que tú piensas.

¿Por qué ha triunfado Triquikonas y no Marchilongas?

Triquikonas ha conseguido grandes cosas, que es captar la atención del público con una murga femenina, que es algo muy difícil. Las murgas femeninas hoy en día están muy fuertes, y nunca me lo esperé porque yo antes decía que para que una murga femenina se llevara un premio? Pero nada es imposible. Pero la gente se centra en ser igual que aquella; y lo que hay que hacer es centrarse cada uno en lo suyo.

 

¿Cuál es el estilo de Marchilongas? ¿Cuál tiene que buscar?

Ellas como van, van bien. No me gusta que una murga cambie para parecerse a otra. Si tu camino es la crítica, o la ironía o el humor, intenta sacar provecho de ti misma. No intentes parecerte a a ellos porque son los mejores o canten bien. Pasó con Triquikonas que desbancaron a Triquis y se quedaron ellas. No me gusta que copien -es un fallo de Clónicas, que quería parecerse a una murga masculina-. No me quiero parecer a nadie; quiero ser yo.

Ya se descarta un concurso femenino separado del masculino. Es un anacronismo.

Creo que en el futuro solo habrá murgas femeninas al paso que vamos. El 90% de las murgas infantiles son niñas.

¿Y pagar por letras o por montar las canciones?

Lo siento, pero no lo comparto ni es lo que me enseñaron cuando era niña. Aprendí que esto era un hobby y supuestamente lo hacías porque quería y no había por qué pagar. Se ha vuelto todo muy competitivo, un mundo feo y marañoso, siempre cuchicheando, diciendo que si uno se copia del otro? Antes tenía amigos en todas las murgas. Nos respetábamos; a cada uno nos gustaba nuestra murga; ahora, no. Es un desprecio. Así pasa con todo.

¿Le gusta el modelo de concurso, con siete murgas en final?

No pondría más murgas en la final, porque se hace muy pesada.

¿Recortaría el tiempo de actuación, fijado en 30 minutos?

No. No me daba con 30 minutos? Imagínate. Es cierto que hay que hacer algo, porque el concurso es pesado.

¿Y qué hay que hacer?

Es culpa de los grupos que no se curran tanto, supongo. O igual se ha vuelto tan competitivo que la gente solo quiere escuchar ciertas cosas. No sé porqué ha decaído tanto el concurso.

¿En poco tiempo hemos pasado por estilos diferentes: Bambones, Zeta-Zetas, Mamelucos?

La fama corrompe. Es otro problema malo en las murgas.

¿Fama de la murga o del director?

De todo, director y murga. Igual que el director saca pecho y se infla, igual sucede en la murga. Las murgas pierden un poco la humildad cuando están mucho tiempo arriba, te lo digo por experiencia propia. Y me da pena.

Vivió una época potente en murgas infantiles, en los años 2000.

Sí, una época guapísima. Por eso me da tanta nostalgia. Nunca entendí el pique de los Rebeldes con Pita-Pitos. Yo de hecho soñaba con cantar sus canciones.

¿Hace falta un cambio generacional en las murgas adultas?

Sí, incluidos, directores, directivas y, en las infantiles, hasta padres. Hace falta un cambio muy drástico. Hace falta más humildad a todas.

¿Más humor o más crítica?

Soy de crítica, de Singuangos, de Guachi, de la generación que se usaba para rajar y decir sin pelos en la lengua lo que te molestaba.

¿En los niños también?

En los niños también, y más los de hoy en día que saben de todo. Y te hablo de los más pequeños.

¿Ya la final infantil?

Yo viví las dos finales, en 2003 y 2004, y nunca la quise. A la primera no pasé y en la segunda logré el segundo premio de Interpretación. Para mí ya hay suficiente competencia como para introducir una final. Ahora mismo yo no me apuntaría ni en una murga infantil ni adulta.

Y está de directora de una?

Porque las Marchilongas no tienen esa fijación, que es lo que me ha sorprendido de ella, máxime con los años que llevan. Entiendo que estar en lo más alto cuesta, pero las murgas están muy locas. Se han olvidado de que esto es un hobby, que están para distraerte, para olvidar tus problemas, te ríes un rato, comparte con gente? Y sin embargo ves a algunos amargados. En Marchilongas estamos con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Su objetivo es pasar a la final el próximo Carnaval?

Mi objetivo es pasármelo bien, disfrutar. Ahora mismo pasar a la final están tan cotizado? ¡Es que no me interesa ni estar arriba!

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

One thought on “Sofía Gómez, directora Marchilongas: «En el futuro las murgas serán femeninas»

  1. Gracias por el trabajo que realizas Humberto.

    Sobre este tema hay cosas en las que coincido con tu entrevistada, cada vez hay más niñas en las murgas infantiles, se empieza a ver llegar la nueva generación de murgueros y en lugar de crear una final infantil lo que deberíamos de buscar es mejorar el concurso de murgas adultas.

    En la parte de cobrar o no cobrar por ser letrista, montador o diseñador de una murga… Difiero. Estoy a favor de no compartir letrista o montador o otra murga , y a favor del pique sano entre murgas (en verdad echo de menos más canciones para con la isla de enfrente ), y deberíamos comenzar a contar aún más con las murgas de las mal llamadas «islas menores». Volviendo al tema inicial creo que no es malo que algunos deban de ganarse la vida «en febrero». Al fin y al cabo es un trabajo y un tiempo que van a invertir

    Gracias por la entrevista realizada y por enseñarnos siempre algo nuevo de nuestro carnaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.