Sorprende El Cabito con buena música y mejor letra, muy "animada"

La murga infantil de El Cabo se presentó bajo la dirección de Nayara Vera, una gran directora que maneja con soltura el escenario. Dirigidos musicalmente por Davíd Díaz (director artístico de Ni Pico), ejecutaron una buena presentación y un mejor pasacalle. Muy afinados y sin complicarse en voces.
Su primer tema, «Soy un niño pero pienso», comenzaron cantando a las necesidades de atractivos lúdicos, como parques en su barrio, para continuar con los recortes en la educación. En su popurrí de asuntos tocados, se refirieron al escenario que estrena tecnología. «Solo pido que pienses que yo a este pueblo no lo puedes defraudar», para pedir a la organización que recuperen la esencia del concurso. Antes de terminar, rinden homenaje al Carnaval: «Un niño ninca de ser sincero. Soy murguero. Llevo en mis venas la fiesta de este pueblo». Sin grandes alardes musicales, vocalizaron muy bien y se les entendió toda la letra.
Su segunda canción, «Una de dibus». Con imaginación, cuentan que en su casa se ponen a pensar qué harían si fueran Doraemon. Utilizaría su bolsillo mágico para arreglar el mundo y darle una tijera a Rajoy. El bolsillo mágico y divertido para arreglar el mundo. Otro personaje de dibujos: «Dime lo que quieres y yo lo haré». Personajes de su edad.
Comienzan a hacer una casa muy grande para los desahuciados, y así nunca en la calle tendrían que dormir y ahí podrían jugar. «Una casa donde todo el año será Carnaval». Por momentos se pierde el hilo conductor de la idea de un gran tema.
Proponen jugar a la feria. Y recuperan fuerza en el tema con los mosqueteros. Primi, Toño y Maxi, grandes murgueros, a ritmo de la música de la serie infantil. Genial! Si fuera una murga adulta esto tendría ovación, pero solo hay unos pocos centenares de personas. Un tema muy original que, aunque tembló en un momento, recuperó esplendor al final.
Y lo mejor, temas cortos. Cuando había acabado presentación, pasacalle y dos temas solo habían consumido 20 minutos. Y les restaba otros 10. Tiempo suficiente para disfrutar del escenario.
«Me tengo que ir porque ha terminado mi actuación». Salto de calidad en El Cabito. Amarraron las voces hasta sus posibilidades, vocalizaron, se les entendió y sorprendieron con el enfoque del segundo tema. Para terminar con «llegó el carnaval», todo un clásico.
Felicidades.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.