Sorpresa con Rebotados en la cuarta fase tras pinchar Diablos

DiablosLa gran final de murgas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife ya tiene protagonistas. Los ocho colectivos críticos que estarán mañana sobre el escenario del recinto ferial en la cita decisiva serán Mamelucos, Trapaseros, Bambones, Triquikonas, Zeta-Zetas, Trique Traques, La Traviata y Diablos Locos. Ayer, Pita Pitos, infantil ganadora en Interpretación, abrió la cuarta y última fase, la peor en nivel de todas, con una sensación general de que Fiestas tenía que haber pagado al público por acudir. Así actuaron anoche.

1.- Los Que Son Son . Estrenaron pasacalle y director artístico, «El Dulcerito». Presentación dedicada a Pedro Gómez Cuenca, para el que pidieron una calle a ritmo de Candilejas. «Con razón vamos así» , típico de su factoría, fue una carta a Paulino para reprocharle paro y pobreza. En los primeros tonos se fueron arriba, pero poco a poco intentaron salir -ellos- de la crisis -vocal en su caso-. Delincuentes llamaron a González Reverón, Rivero y Zerolo. Terminaron por pedir la independencia.

En «El cobrador del dis-fraz», buscaron al moroso en el barrio de La Candelaria, donde encontraron una mujer de la vida y luego se vistieron de mariquita. Cambiaron el registro hacia su estilo con rajazo a la Agencia Tributaria. Un arcoíris les sirvió para criticar a la iglesia por discriminar a los homosexuales y sacaron a Superman para pedir justicia. Acabaron disfrazados de ciudadanos. Mejor una fantasía más murguera. Lo intentan, pero…

2.- Diablos Locos. Con la fuerza de su pasacalle, reforzado por una cuidada entrada como gaiteros -en consonancia con su fantasía- acercaron al ambiente de la final.

El primer tema fue una cadena de chistes enlazados y más leídos que el horóscopo para sacar punta a lo cotidiano: «Cosas de casas». «En casa llevo los pantalones, dicen, cuando los tiendo» y que más que leones son huevones. Incrustaron la referencia a los vecinos, que «suelen jugar al trenecito», y buscaron humor cuando relataron la visita del testigo de Jehová o la del «perrero»… El mejor momento, a ritmo de «las muñecas de Famosa», al contar la situación que vive el varón en el baño con los pantalones por las rodillas tras sufrir un retortijón. Gran actuación de Goyco, su componente talismán.

En «La voz murguera» subieron al escenario a Pedro Ortega, de Sabor Isleño; al propio Víctor Asensio, su letrista; a Tito Rosales, director de Chancletas de Las Palmas, y a Domi González, exdirector de Trapaseros. Jugaron a elegir las mejores canciones y sentenciaron con «mi meta, no ser marioneta». Cantaron por las uniones tanto de Tenerife y Las Palmas como de la Virgen del Pino y la de Candelaria, para luego dar el giro chicharrero. La voz murguera de Diablos pareció quedarse afónica. El mejor momento coincidió con el recuerdo de que pasan los años y las letras de ayer siguen de actualidad cuando se trata la escollera de San Andrés o la refinería. Maxi Carvajal, el director, ocupó uno de los cuatro sillones de la imitación del estudio del programa «La Voz», mientras su hijo, Tomi, terminaba dirigiendo como su abuelo, Tom Carby, hace 20 años, con patada trónica incluida. Precioso momento. Los personajes del Carnaval sobre el escenario despertaron más expectativas que protagonismo posterior en la canción.

3.- Burlonas. Con la dirección de Adela Peña comenzaron regalando magia en su pasacalle. Su primer tema, «El ambulatorio», resultó un híbrido de crítica y humor, aunque su letrista, Raquel García, se maneja mejor con la crítica. Arrancaron en una sala de espera para mostrar lo mal que está la sanidad. Primeras estrofas ordenadas. A la puerta de la consulta del urólogo salieron en defensa del pensionista, luego algo de humor como cuando del bisturí para cortar la almorrana y de la propia almorrana saltaron a la falta de personal. Un cambio tan radical como de la Lola a un viaje -sin retorno- al presidente porque se han usurpado los derechos, y ahora se prima la fecundación desde un Gobierno sinvergüenza. Patadón y vista al cielo.

«Alemanízate» pareció la versión femenina de «El emigrante». Musicalmente muy bien. Voces fuertes y claras. Pero una letra no es grande por la cantidad de cosas que se digan… Lamentaron que la juventud tenga que salir a buscar un futuro y demostraron dominio del alemán en «Benehaguer», «Franfur» y «Dabuten», -buen toque de humor-. A partir de ahí, el tema se vino abajo. Como si de repente Alemania hubiera entrado en crisis, quizás por seguir la senda de España, «un país que se asimila a vagos e irresponsables, donde solo es puntual el pago de las indemnizaciones». Y de pronto, quizás por un exceso de cerveza alemana, referencias a Felipe Campos y al parque marítimo. Faltó orden o sobraron asuntos. El culmen: la murga se vino al borde del escenario y cantó a capella al gobierno de corruptos. Los pelos como escarpias, pero… habían salido de Alemania y perdieron el rumbo para acabar al borde del escenario del recinto ferial, de Santa Cruz, claro.

4.- Hechizadas. Comenzaron con una espectacular presentación gracias a Robert Machez, hermano de Ara Matos y concursante de «La Voz». Luego, de más a menos.

«Soy canaria» reflejó una crítica a las listas de espera mezclada con la crisis. Hasta ahí, cuidaron la letra, pero luego aflojaron. Gran trabajo y esfuerzo por mejorar.

En «Torera» arrancaron con un pasodoble para criticar a PSOE y PP. A partir de ahí, la letra se perdió. Nombraron a Ricardo Melchior y no se supo si era para dar la vuelta al ruedo o entrar a matar. Y acabaron: «Me pongo un tocado de mi mejor fiesta que es mi Carnaval». Trabajan por mejorar. Pero fueron la peor de las cuatro fases.

5.- Ni Pico-Ni Corto. En el quinto puesto se presentó un grupo bajo el nombre de Ni Pico-Ni Corto. Emularon el mítico «Paseando por las calles de El Toscal» en fase de aprendizaje. Siguieron con una canción titulada «El mormón», pero su falta de dicción impidió entender lo que cantaban. Lo más divertido pudo ser que le iban a dar un consejo a Felipe Campos para ser feliz. A partir de ahí, criticaron que «la ciudad se inunda con cuatro gotas» y dieron consejos a Ballesteros «porque tomar decisiones está en tu sueldo». Al término de la canción del mormón, un solo deseo: ojalá Ni Pico cambie de religión.

Su segundo tema, «La radio», fue un remoto intento, un deseo en el pensamiento de remedar el gran tema de Triquis «La posesa». Pero había mucha interferencia en la señal y tampoco se entendió la mezcla de músicas. Debía ser divertido pasar de Joaquín Sabina al «Boys boys boys» o «La barbacoa»… Si fuera solo cosa de humor, la actuación en su conjunto tendría una puntuación máxima, pues parecía que la antigua Ni Pico ayer actuaba para una cámara oculta. Una pena por el empeño, esfuerzo, cariño y entusiasmo que han puesto Fino Díaz, su presidente, y David Díaz, su hijo, en encontrar la senda si no del éxito sí de la continuidad. Pero ayer… casi ni en el nombre se parecía.

6.- Rebotados. Dieron aire fresco a la cuarta fase. Dirigidos por Javier Suárez, la única murga mixta del Carnaval destacó con una presentación potente dirigida a reprobar el exceso de medidas de seguridad de la organización. Su pasacalle sonó muy bien, y el primer tema, «El circo», tuvo un buen hilo conductor para desgranar con ingenio «la magia» del mileurista; las fiestas de la pista que son los políticos; el payaso, Paulino Rivero y el elefante, el primer teniente de alcalde de Santa Cruz. Era difícil mantener la intensidad, pero fueron brisa fresca con calidad: «Ahora hay que pasar por el aro, a ver si el concurso vuelve a la plaza de España», afirmaron.

Su segundo tema fue una gala de la solidaridad. Metieron mucho sentimiento pero iban a mil y no se les entendía. Un reconocimiento a cada ONG hasta acabar sobre el escenario con más gente que público en la grada. Buen sabor de boca. Algo para consolarse después de tanto despropósito en una triste cuarta y última fase.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.