Sorpresa, sorpresa, por Félix Padilla

Tercera fase, y sorpresa en el pase… Así podría titular la crónica de un evento inferior en calidad a los dos anteriores, que no dejaron callado a nadie en el resultado de las agraciadas con su pase a la final. Con el partido del Barça-Madrid iba a ser difícil ver el recinto con una gran afluencia de público y así fue. Y lo reflejó La Traviata, con un alegato de José Antonio «el flaco» antes de comenzar su repertorio.

Un manicomio muy crítico y peculiar el que presentó la murga de El Toscal. Detrás de unas rejas denunciaron todo lo que les volvía locos para cerrar con un tema dedicado a los recursos inexistentes que necesitan estas islas en caso de incendio forestal; muy buena crítica acorde con sus voces.

En segundo lugar llegaron Tras con Tras desde La Salud. Criticaron en su primer tema desde Europa hasta el Carnaval y cerraron cantando todo aquello que llevaban callando sobre nuestras fiestas y nuestro Organismo Autónomo. Se habrán desahogado, pero… ¿realmente es lo que la gente quiere escuchar? A veces pecamos de ombliguistas… Todas.

Segundo año de Los Caraduras, que trabajan para equilibrar repertorio y afinar voces. Un cazavampiros un tanto escurridizo porque se pierde mucho en la dicción y argumento. Hasta un Belén que se les olvidó quitar después de Navidad. Prometen seguir trabajando.

Marchilongas intentó quitarse la espinita de no haber pasado a la final el año pasado, pero tampoco llegaron al jurado de este año.

Con letras de Airam Bazzochi se divirtieron sobre el escenario las chicas de Keila Jerez, criticando en su primer tema y con un segundo no menos recurrente interpretando a unas abanderadas de las murgas de la isla de enfrente. Repertorio equilibrado y muy bien ejecutado, pero poco recompensado.

Llega el momento incógnita… Vuelve Chinchosos, o al menos así se hicieron llamar unos chicos que subieron a cantar al escenario. Nada hizo recordar a aquella grandiosa murga, más que el pasacalles y la despedida. Con un estilo diferente, una marcha diferente, unas letras diferentes, unas voces diferentes, o sea, si algo parecía chinchoso no estaba encima del escenario. ¿Y por qué incógnita? Porque todavía no entiendo cómo pudo Cristo Casas convencer a Alexis Hernández para el retorno. Mejor haberse quedado quieto o sacar una murga nueva.

Desde María Jiménez, Los Rebotados, murga mixta, con un primer tema sin hilo conductor y muchas malas palabras. En el segundo, transformados en guagüero, buscaron el humor sin encontrarlo.

Como penúltima murga, Burlonas, que aspiró tan alto que lo consiguió: están en la final. Con su primer tema, hicieron de astrólogas y repartieron por todos lados utilizando al horóscopo como hilo conductor y acabando reivindicando un museo del carnaval. Como segundo plato nos llevaron por todas las generaciones de juventudes de distintos partidos.

Y para finalizar la noche, la magia de Mamelucos de la mano de Xerach Casanova con dos joyas aderezadas de crítica y humor. Voces exquisitas, sin duda de lo mejor de las tres fases.

El jurado decidió y dejó fuera a gente que merecía pasar, pero sólo hay ocho plazas. Hasta la final.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.