Todavía quedan entradas para la (gran) final

Fiestas abrió ayer por primera vez la taquilla del recinto ferial para vender las entradas de la final, y acabó el día y todavía quedan…
Crisis económica, crisis de formato de concurso o crisis en la aceptación popular de las murgas… Los años darán o quitarán razones para explicar por qué las entradas de la gran final en 2009 se vendieron en 90 minutos, cuando era el mismo número de murgas y en el recinto ferial, y esta edición se tardó 8 días en vender por internet. Y lo que es más sintomático: anteayer también se agotaron en la web cajasiete.es los bonos murgueros, por lo que ayer era la penúltima oportunidad para adquirir una localidad de la final; la última, aspirar a hacerse con una de las que dan a las murgas a vender, y que no tendrán rebajas, como alguno pidió. Conclusión: todavía quedan entradas para la gala.
La lentitud en la venta de entradas no tiene que ver con que se oferte en internet –donde tardaron 8 días en agotarse– o se saque a taquilla, donde, salvo en 2011 y 2012, el papel quedaba agotado el primer día de la apertura de la taquilla convencional en cuestión de horas. Eso pasó durante una década. Hasta ayer.
De haber ido a cantar las murgas a la cola, como ocurría la víspera de la apertura de la taquilla, se hubieran encontrado poco después de la medianoche de ayer a José Rafael Pérez Olivera durmiendo envuelto en una manta bajo una pata del recinto.
El siguiente compañero de la cola llegó a las 3 y el tercero, a las 6. Cabían en un taxi y sobraban plazas. A las 9:00 horas abrió la taquilla y la cola era una fila de 20 personas, de los cuales uno, encima, quiso comprar entradas para las rondallas y se encontró con la negativa de la ventanilla, que le dijeron que ayer no se vendía. Poco más o menos que era el día para vender entradas de la final. Y solo de la final, porque otros intentaron adquirir el tradicional bono murguero y también se encontraron con otra negativa: todos los bonos se pusieron a la venta por internet y ya no había posibilidades de adquirirlo en taquilla.
Gracias a que la cola fue una escueta fila de veinte incondicionales de los concursos, pasó inadvertido que el cartel del horario de la venta de entradas en la taquilla comenzaba a las 10 de la mañana, cuando se había anunciado que ayer sería a las 9.
Pero eso resulta insignificante frente a la estampida de seguidores que ya no secundan el que era un acto clásico del Carnaval. El último del pre-Carnaval: la cola.
Ahora se hablará de qué murgas iban a cantar –igual más de las que iban en realidad– o de las amistades que surgieron. Atrás quedan incondicionales de la cola, como Dely, fiel de Diablos Locos. Y es que las aficiones de Trónicos y Bambones siempre “ganaban” los primeros puestos de la cola en la carrera por una entrada en taquilla.
Pero ayer, la cola murió. Y ojalá que solo sea la cola y no vaya a más.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.