Triqui cambia el ritmo después de 35 años

20150808_122639

Decepcionado y sin motivación, el percusionista de Triqui-Traques da un paso a un lado en la murga en que entró de mascota con el orgullo de tener todos los premios.

“No me voy por no haber pasado a la final o no ganar; ya tengo todos los premios”

El próximo diciembre cumplirá 41 años, y sin embargo al oírlo parece un veterano del Carnaval. Con apenas 5 años salió de mascota en la murga infantil Triqui-Traquitos, en 1985, lo que lo convierte en fundador, para pasar luego a la adulta. Adolfo Lugo, conocido como Fito, comenzó tocando con unos crellones en las latas de galletas del lazo amarillo. Fueron los inicios de uno de los percusionistas con mayor reputación del Carnaval chicharrero que hoy, casi con dolor y emoción en el tono de su voz, admite que cierra su ciclo en Triqui-Traques porque está desilusionado y desmotivado.

IMG-20150807-WA0043

35 años dan para muchas anécdotas y para conocer la casa, de Triqui, como pocos. Uno de los recuerdos que mantiene vivos Fito es cuando la murga iba a cantarle a la casa de Mama Lala, alma máter de la sociedad. Precisamente el año de su fallecimiento, Fito salió con la infantil y regresó al local cuando acababa sus actuaciones para salir con la adulta.
De los 35 años de historia murguera, 33 están directamente vinculados con Triqui-Traquitos y Triqui-Traques, y solo dos años cogió las baquetas para “armonizar” –lo que parece una contradicción, siendo percusión– a Chinchosos y Ni Pico.

IMG-20150807-WA0045

Asegura que no abandona el barco porque Triqui pase horas bajas al no haber pasado a la final el pasado febrero. “No me voy por no ganar premios; de hecho los tengo todos, incluso hasta una Champion Murga”. “Estuvimos en la cresta de la ola cuando conseguimos tres primeros de Interpretación, luego un segundo, para volver al primero”, eso fue antes de que Bambones cosechara tres primeros consecutivos. El primero de la serie, hace 4 años atrás. Parece más dolido, tal vez él preferiría decir desconsolado, de haber ido en los últimos años a ensayar y no encontrarse allí a su amigo Lucas Mujica, quien fuera director de Triquis hasta hace cuatro años.

IMG-20150807-WA0042

“Para mí la mejor época fue en 1995, el año de Indios, con Félix Padilla. Ahí despegó la murga y mantuvo el nivel hasta que en 2007 explotó con la Posesa. Tener dos muy buenos temas de humor de Pedro Mengíbar –uno de los mejores letristas de crítica, junto con José Antonio González, “El Flaco” de Singuangos–, más dos canciones muy quedonas, del “equipo A” (Aridane, Fran “Lupa”, Alfonso, Lucas…) puso a Triqui en lo más alto. Ahora estamos en una transición”, explica.

IMG-20150807-WA0041

Pero Fito no busca culpables a su desánimo para dejar Triqui. Elogia al presidente, José Castilla, quien se ha desvivido y mantiene la sociedad. “Si no fuera por él…”, asegura, mientras espera que los Triquis recuperen el estilo que los hizo grandes. El percusionista cierra su ciclo en esa institución, pero no en las murgas, o en otra modalidad. Autodidacta en la música, lleva el ritmo en el cuerpo, como canta el pasacalle.
Sobre las nuevas bases, comparte una final a 7 y 4 fases, pero lamenta que el Carnaval no salga a la calle y siga en el recinto.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.