Un auto judicial obliga a sacar los mogollones del parque Santa Catalina

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 5 de Las Palmas de Gran Canaria ha emitido un auto en el cual acuerda la suspensión de los mogollones del Carnaval 2015 en el cuadrilátero del parque Santa Catalina. La magistrada toma esta medida cautelar ante el recurso presentado por la Comunidad de Propietarios del Edificio Simón Bolívar nº 5. El ayuntamiento anunció que recurrirá el lunes en apelación ante el TSJC.
Fuentes jurídicas consultadas señalaron que “es muy difícil que los actos se celebren allí. La jueza toma la medida cautelar porque el ayuntamiento no ha cumplido su acuerdo con los vecinos y suspende en tanto haya sentencia firme del contencioso principal, lo que puede tardar años”.
La batalla judicial por el ruido culminó con una sentencia firme que prohibió allí los mogollones. Ese fallo judicial llevó a firmar un acuerdo con los vecinos en 2012 en el que el ayuntamiento se comprometía a buscar otro emplazamiento para conciertos y chiringuitos y podía mantener en el parque las galas y los concursos. El acuerdo quedó avalado en 2013 por un auto del Tribunal Supremo por el que la sentencia del ruido solo afectaba a los mogollones.
Esta comunidad de propietarios pidió medidas cautelares porque entiende que el Consistorio ha incumplido el compromiso al volver a programar en el parque los conciertos y chiringuitos, algo que solo dejó de hacer en 2013.

“La batalla del ruido”
En Santa Cruz se produjo en el prólogo del Carnaval de 2007 –aunque la primera denuncia avalada por ocho comunidades y diez vecinos se remonta a enero de 2006– una situación parecida a la de Las Palmas. También circunscrita al ruido de la fiesta en el centro, pero con un acuerdo posterior (vigente) para resolver el problema al establecer en el límite de un máximo de 55 decibelios, como marca la ley autonómica, los niveles de contaminación acústica. Este acuerdo no se ha roto, al menos de facto, lo que sí ha ocurrido, según la parte vecinal, en Las Palmas. De ahí el nuevo contencioso.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.