Un Carnaval nada sexy

El Sindicato de Enfermería ha solicitado a los centros comerciales que retiren de sus catálogos los “disfraces sexis” de enfermeras. La polémica está servida.

El secretario del Sindicato de Enfermería (Satse) en Canarias, Leopoldo Cejas, abrió ayer la caja de los truenos al hacer pública la petición que ha dirigido su colectivo a los centros comerciales para que retiren de sus catálogos la oferta de disfraces de “enfermeras sexys”.

Leopoldo Cejas recordó que esta petición se dirige coincidiendo con la situación de discriminación que sufre la mujer en general, y las enfermeras en particular, máxime cuando se usa la imagen no de una enfermera, sino que se hace énfasis en una imagen sexi: esto son disfraces con faldas cada vez más cortas y escotes más pronunciados, dice. “Al final, lo que se consigue no es un disfraz gracioso, sino sexista que no representa la profesión de la enfermera”.

Considera que sería incongruente no dirigir esta solicitud a los centros comerciales cuando se ha pedido al Ministerio de Sanidad un Observatorio de la Mujer en el ámbito sanitario. “Se ha llegado al límite de afectar a la dignidad de la mujer, una profesión en la que el 70% de los trabajadores son mujeres”.

Leopoldo Cejas asegura que un repaso por los catálogos de los disfraces permite descubrir más trajes de enfermeras sexys que el modelo tradicional de sanitarios. Lanza esta petición desde el Sindicato de Enfermería, pero igual desterraría la fantasía “sexy” para quienes se quieran disfrazar de azafatas y otras profesiones; “vale por igual”. El secretario de Satse rechaza que cada vez se exhiban más piernas y bustos.

“Está claro que el Carnaval es un período de transgresión en el que se permite lo que en otra época del año no; pero no cabe la transgresión moral, y menos fomentar este tipo de disfraces”.

Preguntado sobre si esa opinión se podría aplicar también para quienes se quieran disfrazar de militar, hábitos religiosos u otros trajes, Cejas planteó una reflexión para quienes decidan disfrazarse: “Deben ser consecuentes con lo que otras personas respetan”. “Creo que no se puede seguir por la deriva que presenta a la mujer como un objeto con disfraces que realzan la sexualidad”.

¿Censura la originalidad? Cejas no cree que censure nada ni nadie por pedir que se respete a la mujer; cada uno es libre de hacer lo que crea conveniente, pero rechazo que se exalte la imagen de la mujer objeto.

¿Y qué pasa con las reinas adultas, donde se destaca a las chicas? El secretario de Satse reconoce una evolución del traje de reina del Carnaval hacia un culto al cuerpo, dejando atrás la alegoría que representa y pasea en la gala.

“Parece más importante el propio vestido; el traje se antepone a la visión de la mujer”, añade.

Al igual que de enfermera… ¿quién no se ha disfrazado alguna vez de camarera de piso? Gladys Medina, representante de este colectivo, explica que este sector no se ha manifestado en contra. “Entiendo personalmente que no debemos de olvidar que estamos en carnavales, que es fiesta y tradición en las Islas. Estos temas por supuesto que hay que tratarlos y darles la importancia que se merecen, pero en otro foro”.

Manuel Fitas, otro sindicalista de las camareras de piso, dijo que “una de las primeras medidas que se tomaron desde el sindicato en cuestión de ergonomía ante las posturas forzadas de los uniformes de las camareras de piso fue la sustitución de las faldas por pantalones o falda pantalón, por lo que actualmente este problema no se da en el colectivo.”

¿Y qué piensa un militar o guardia civil que incluso participa en grupos de Carnaval? Es el caso de Moi Rodríguez, de La Traviata: “Los disfraces deben distinguirse de los uniformes y no deberían llevar insignias reales que pudieran confundir y ser susceptibles de una utilización incorrecta. Los trajes de servicios de emergencias deberían estar más controlados, pero sin sacar las cosas de quicio”.

El presidente de la Asociación de Diseñadores del Carnaval, Santi Castro, afirma que “en el Carnaval todo es admisible siempre que se haga con respeto y con la intención de divertir a los demás y divertirte tú mismo. Siempre se busca la picaresca y la gracia, pero eso no se puede confundir con la burla y el sexismo”.

Otro de los diseñadores habituales en la corte de honor de reinas, Daniel Pages, tras la sorpresa por la petición de los enfermeros, dijo: “¡Que es Carnaval y en Carnaval no se prohíbe nada! ¡Venga ya!”, como pidiendo tregua.

Por último, desde el colectivo Algarabía advirtieron de que “no todo es blanco o negro”, pero rechazan esa visión de un disfraz sexy.

Y, usted, ¿qué opina?

“Disfraces provocativos”

Richard Laverny, de Almacenes El Kilo –45 años de experiencia en el sector de textil–, dice que “es evidente que las mujeres han cambiado sus preferencias; prefieren disfraces provocativos, con licras”. “No soy partidario de la censura, pero tampoco vale todo. Impedir la venta de trajes sexys no impide que la gente no se los haga. Yo, por ejemplo, nunca me haría un diseño de cura o monja, pero… si vamos por ahí, acabaremos censurando todo”.

Aunque la concejala de Fiestas de Santa Cruz rehusó valorar el tema, fuentes municipales se limitaron a decir que desde el ayuntamiento no se dice a la gente de qué debe salir disfrazada a la calle.

El concejal de Fiestas de Puerto de la Cruz, Ruymán García, dijo que “el sexismo no tiene que ver con las profesiones, sino con el atuendo”.

La edil de Fiestas de Arona, Pura Martín, dijo que su municipio hace un Carnaval responsable, en el que también se cuidan los abusos de drogas y alcohol. Teniendo por bandera las políticas de igualdad, “no entramos a valorar de ninguna forma que cada vecino elija el disfraz que desee para disfrutar del Carnaval”.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.