Un kilo de Carnaval

Tela foamizada, gomaeva y pegamento de tela son artículos estrellas este año en El Kilo. “Con 30 o 40 euros te haces un buen disfraz”.

Richar Laverny es uno de los cuatro hijos del recordado Antonio Hernández Laverny, quien en 1972, llegado de Tánger, si instaló en Santa Cruz e importó un género exclusivo del Carnaval. Gracias a su espíritu emprendedor abrió en la capital tinerfeña Almacenes El Kilo, un comercio de textiles que estuvo primero en San Francisco Javier, luego en la Rambla Pulido, para seguir a la calle de El Castillo y desde hace tres años está en El Pilar.

Sobre la evolución en las tendencias del diseño, Richar recuerda que antes la lentejuela era la reina de los diseños, luego fue la silicona y, en la actualidad, los productos estrellas son las telas foamizadas –la reina del disfraz, dice–, la gomaeva y el pegamento para la tela. “El Carnaval comienza en El Kilo”, sentencia Richar, quien ya ha tomado el pulso y se atreve a certificar que “hay ganas de fiesta y se nota. Las fechas no son las mejores, porque la proximidad de Navidad al Carnaval hace que se resienta la economía familiar”. Aún así, ya está en marcha la “fábrica” del disfraz. Desde hace una semana y media comenzó el movimiento”.

¿Las tendencias? Junto a los foamizados, se vende el peluche –aunque menos–, antelina, apliques… Pero este año, dedicado a la fantasía, se están vendiendo “kilómetros de tul”. Los carnavaleros tienen en cuenta el motivo que elige Fiestas para hacerse su disfraz, admite. “No sé cuántas piezas de tela de Carnaval vendemos; mi padre (fallecido en 2007) decía que con la tela que vendemos cada edición podríamos dar la vuelta a la Isla”, explica Richar.
En su análisis, abunda en las modas y tendencias. “El Carnaval de ahora no es tan rico como el de antes. Entonces se cuidaban más los disfraces, los detalles. Los grupos se han perdido”. Dentro de los clientes, Richar los tiene clasificados en grupos de Carnaval y gente de la calle. Ya las costureras han terminado los grupos.

Frente a quienes hablan de brotes verdes en la economía, Richar descarta taxativamente esa máxima. “No se nota esa mejoría”. ¿Y le han ganado mercado los chinos? “No me da miedo, porque nuestro comercio está especializado más en tejidos que en complementos”, destaca.

Para hacerse un buen disfraz, Richar calcula que hace falta entre treinta o cuarenta euros en telas, a lo que hay que sumar unos 80 euros de mano de obra de la costurera. Incluso en El Kilo también facilitan el contacto de quien pueda coser el diseño, una colaboración gratuita con esas trabajadoras.

A diferencia del Carnaval del ayer, ya no hay un “fondo de armario”, sino que cada año “se improvisa”. Desde El Kilo reiteran sus ganas de ayudar a los grupos; ya no como antes por la delicada situación económica, pero… “El Kilo ha sido fundamental para que el Carnaval de hoy tenga el prestigio y solera del que disfruta”. ¿Ya tiene su disfraz?

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.