Un rocío de Carnaval murguero

El Polideportivo de El Rocío acogió la noche del pasado viernes el encuentro solidario que desde hace cuatro años organiza el murguero de alma guachi Ramón Rodríguez, conocidos en el mundo de la fiesta de la máscara como “el Peca”, y que supone el pistoletazo de salida de las presentaciones de los grupos, como así ocurrió al día siguiente con Triquikonas, en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna.

Abrieron la velada, que amenazó lluvia desde el inicio, Zeta-Zetas, dirigidos por Javier Lemus, un componente que toma este año la batuta como ya hiciera con Los Mism@s de Siempre. Su presencia al frente del grupo le da frescura a los “monigotes” de David Padilla, llamados a revalidar el pase a la final logrado en pasado febrero. En su presentación en sociedad, pasacalle y despedida. Y punto.

Siguieron los trónicos. Diablos Locos, con Maxi Carvajal al frente y la voz cascada de Víctor Asensio que hizo lo que pudo en los solos. Solo el pasacalle hizo bailar a las farolas y, “para deleite del chicharrero”, su tema estrella 2014: la Fasnia, con la mismísima Celia Cruz sobre las tablas del pabellón. Todo un espectáculo. No desvelarán tema nuevo, como es costumbre, hasta su presentación. Y La Fasnia parece su mejor tarjeta de presentación allí donde vayan.

En tercer lugar, Jocikudos, de Grai Martín, que estrenan director musical, y que con su pasacalle y despedida ya trasmiten estar a 100 revoluciones por minuto, lo que dificulta entender hasta su despedida. En sus filas, la incorporación de buena parte de Guachipanduzy que este año no sale al Carnaval, lo que denota el espíritu guachi del grupo; que unas veces se ha reforzado con Cascarrabias, del Puerto, y esta vez, con Guachi, de Santa Cruz.

Desde la Casa del Miedo, Mamelucos, con un Xerach Casavova más maduro y con presencia. Tirando por el grupo y dominando la situación. Atrás quedó su punto Junior. Escucharlos es oír al Orfeón del Carnaval, versión murguera. Su triunfo, el “chío, chío”, un repaso pormenorizado por las murgas que actuaron anoche y del que no se libró ni el “balón de oro” que fichó Bambones, un tal Félix Padilla, para tocar el corazón con el recuerdo a Josito, de Desbocados.

Dirigidos por Yerai Lorenzo, Lenguatrapos se presentó con los triunfos de Julio Alfonso Plasencia. Pasacalle y… tema nuevo, el simulacro, que no un simulacro de actuación, aunque denota que aún estamos en noviembre y restan meses para consolida la actuación. Actuación con excesivo frenesí  cuya letra trajo al recuerdo las manifestaciones de Bambones o, de ediciones anteriores, Las Obras, de Mamelucos. No suena ni a murga masculina, ni femenina ni mixta… Suena a murga infantil masculina. Aguda.

Triquikonas, en la víspera de su presentación, interpretaron bajo la dirección de Almudena Domínguez pasacalle, Pasodoble y despedida. Ganadoras del segundo tema de Interpretación en 2014, entonaron el primer tema que parece hecho a medias entre el Canijo, no por el humor sino por la música de su pasodoble “Contigo aprendí”, y las letras de Luis Mariano González, de Guachi, cuando cantó a “Murguilandia”. Son las reinas del humor y apuestan por la crítica dura, de la factoría Yerai Lorenzo, que parece más un ajuste de cuentas.

Uno de los momentos más emotivos de la velada llegó de la mano de Desbocados. Con Juani Padilla al frente del grupo, cantaron pasacalle y despedida, e interpretaron en medio una canción dedicada al canarión. Sin embargo, su actuación quedó en su segundo plano por la emotividad de las palabras pronunciadas por el padre de Josito para agradecer las palabras de apoyo recibidas en tan duros momentos y hacer presentar en la velada al “Guanche” del Carnaval.

Escuchar a Triqui-Traques 2015 permite salir de dudas del resultado de la unión de Francis Trujillo “La Juana” con Domi González, extrapasero. Cantaron pasacalle y despedida y, en medio, un “chío, chío” del estilo Domi. Ironía en una carga política con referencias a Zerolo y a Bermúdez y Paulino, algo poco habitual en la murga show del Carnaval. Suenan muy bien pero su nombre parece que los compromete a hacer humor, y parece no estar por la labor de ser presos de su historia.

Cerraron la velada Bambones. Correctos y fieles a su estilo. Pasacalle y despedida y poco más, como si su mera presencia ya fuera un privilegio para el público. Interpretaron una de las bandas sonoras del Carnaval, “Mi vida ser un bambón”, y con su “marcha” cerraron la velada, un testigo que tomaron Triquikonas al día siguiente, sábado, en la presentación de su fantasía en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.