Una cabalgata llamada coso

La avenida de Anaga acogió anoche el primer, y último, gran desfile del Carnaval 2013, después de que se suspendiera la Cabalgata anunciadora el pasado viernes por los hechos acaecidos en la gala de la reina del día 6 de febrero y que  provocaron quemaduras de segundo grado profundo y tercero en el 42% del cuerpo de la candidata Saida Prieto, representante de Diario de Avisos y Parque Bulevar.
Después del desfile de ritmo y armonía, con la participación de las comparsas –salvo Cariocas, que desfiló en chándal en homenaje a Saida–, el coso de ayer fue el primer gran desfile delCarnaval de Tenerife. Y dejó sabor a poco. La organización mantuvo a la Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá abriendo el desfile, para dar paso a la reina y, a partir de ahí, un enorme, casi eterno, bloque de comparsas que para algunos por la tele resultó atractivo y dinámico. Sin embargo, este batallón de batucada que abrió Cariocas, en los que sobresalieron Danzarines y Joroperos, dejó paso a un rebumbio de carnaval, donde las rondallas desfilaban mezcladas entre grupos coreográficos, y eso sin olvidar la incomodidad de arrancar un desfile entre vallas, pues la avenida de Anaga está en obras en la zona del Arkaba. El Carnaval desborda cualquier organización.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.