Una reina con cetro, pero sin gala

El espectáculo quedó ensombrecido por las heridas que sufrió una de las candidatas tras incendiarse el traje que iba a lucir.

REINA
Soraya Rodríguez Castro, con el diseño “Volare”, de Saliarca Creativos, en representación de Centro Comercial Meridiano.
1ª DAMA DE HONOR
Chloe García Poole, con el diseño “Memorias de África”, de Expedita Hernández, en representación de Barbacoa Tacoronte.
2ª DAMA DE HONOR
Regina Ramos Darias, con el diseño “Mármara”, de Daniel Pagés, en representación de La Opinión de Tenerife y McDonald’s.
3ª DAMA DE HONOR
Leticia Ramos González, con el diseño “Suspiros de Invierno”, en representación de Manualidades Grial y El Rincón Extremeño.
4ª DAMA DE HONOR
Irene Martínez, con el diseño “Que lo disfrutes… Que lo aproveches”, de Santi Castro, en representación de Zona Comercial Tranvía.

El recinto ferial acogió anoche una gala de elección de la reina del Carnaval rebajada al grado de festival de galardonados, eso sí, en playback, que tuvo dos partes. La primera, un intento de arranque de Carnaval, con un homenaje a Bollywood, con temas tan “cercanos” a la industria cinematográfica de la India como las canciones del Dúo Dinámico.
La fiesta quedó ensombrecida por las heridas que sufrió la candidata Saida Prieto, representante de Parque Bulevar y Diario de Avisos, que al cierre de esta edición estaba siendo intervenida quirúrgicamente a causa de la gravedad de los daños y se barajaba la posibilidad de trasladarla a Sevilla, a la unidad de quemados.
La gala de Carnaval fue como un traje sin aspirante. Le faltó espíritu. La primera parte, el desfile propiamente dicho, estuvo marcada por el desafortunado incidente provocado por la fantasía de Willy Jorge para Radio Club Tenerife, que incorporaba fuegos fríos. En el momento de hacer las pruebas las bolas de fuego cayeron sobre el traje de Saida María Prieto Hernández, de Diario de Avisos. Un olor a quemado y cenizas se adueñó del recinto ferial. Y se acabó la gala por el triste revés.
Acababa ahí la primera parte. La segunda fue un cúmulo de más carnaval, siempre en playback, donde se sucedían las actuaciones de las murgas. Lo mejor, Bambones, pero fue muy fuerte verlos a ellos, a Mamelucos o a Diablos Locos disfrazados de grupos coreográficos… bailando sus pasacalles. Luego, cantantes, disfrazados, o castigados a disfrazarse, con fantasías de Bollywood. La selección de temas, desigual: algunos bien; otros desafortunados, como “Marejada”. ¿Canción de Carnaval? Es tan canción oficial del Carnaval como anoche la gala de Carnaval. Terminó con una votación estilo Eurovisión que agotó el modelo. Aburrida y sin carnaval.
La escueta participación de algunos grupos oficiales puso de manifiesto la tristeza de un festival que dejó mucho que desear. Sin calidad.
Pero por si había duda de la calidad del espectáculo, bastó con ver al presentador, Maxim Huerta, que aspiró a convertirse en el rey, con una palabrería que parecía no tener fin y comentarios desafortunados… Lo mejor, “Santa Cruz ya tiene reina”. Lo peor, la incertidumbre sobre el estado de Saida María Prieto, aunque Huerta dijo que estaba bien. Ni la votación dio emoción a la gala. O al festival de galardonados. Y eso que no se desveló en playback en veredicto, aunque ya todos lo sabían porque así venía marcado por la votación. Una gala para olvidar.

Hgonar

Acerca de Humberto Gonar

Murguero frustrado, buitre leonado, lengua trapo... son algunos de los epítetos con los que los colectivos críticos han definido a quien desde 1990 lleva vinculado oficialmente con el mundo de la información de Carnaval, a través de las páginas del periódico EL DÍA. Él se define como un murguero disfrazado de ajuntaletras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.